LA TIERRA DEL CIELO, por Francisco Gómez

Estándar

cielo y tierraMiraba al cielo. Buscaba respuestas en las caprichosas formas de las nubes. Preguntaba a los enviados alados el sentido de algunas cosas que pudiesen explicar el rumbo de los días. Deseaba encontrar soluciones y sólo hallaba interrogantes: el porvenir, la inmortalidad del alma, el destino de aquellos que se fueron y por quienes hubiera dado, daría su vida, la única que tenía, la arquitectura de sus noches y mañanas.
Los ojos se le hacían agua, buscando, buscando…nubes
Levantaba la vista al cielo. Anhelaba seguir el rumbo de las estrellas, el origen primero de las cosas, el enigma final de sus días, de las jornadas que había de andar todavía por esta dura y hermosa tierra.
Pero mientras más oteaba el cielo más se hundía la tierra a sus pies, en sus cercanías. Y apenas se daba cuenta.
Perseguía las alturas y el suelo se resquebrajaba. Los demás trataban de sobrevivir al hundimiento y él no percibía el desmoronamiento de sus esquemas terrenales.
Seguía mirando el cielo, ensimismado y perdido en el rumbo caprichoso de los cometas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s