Soledad de alma de Francisco Alonso Ruiz

Estándar

LA NOCHE

coleccíon Lunara Poesía nº 15,  2001

coleccíon Lunara Poesía nº 15, 2001

 

Mi dolor es semejante a la noche.

 

¿No habéis sentido la desesperación de la noche

por llenarlo todo, por habitarlo todo

con su música

o con sus garras asesinas?

 

¿No habéis sentido cómo los cuerpos

se golpean contra la noche?

 

Todos quieren librarse del poder de la noche,Logo Lunara 2

del dominio viscoso de su sábana oscura

rodeándolo todo, como inmensa muerte.

 

Mi dolor es compañero en la lucha

de la noche contra sí mismo,

es un triste leopardo que me araña los ojos,

que derrama mi sangra viva como una fuente.

 

Hay otros animales dentro de mí

pero nada temo más que la oscuridad

de la noche,

como el animal más terrible y desconocido.

 

EPÍLOGO. A MÍ MISMO

 

No me hables de la noche, que la noche no es nada,

prefiero que me hables de la inquietud del día,

que la puerta me abras de mi propia alegría

y yo salga a la calle y a la vida soñada.

que tú eres el poeta que soy yo y la mirada

que pones en las cosas, tuya es siendo mía.

Que tú eres el que fui y el que soy todavía,

y el que será en la última noche desamparada.

No me hables de la noche, de la muerte y el frío,

sino de todo aquello que aún considero mío,

de aquella inmensurable felicidad sentida.

Si tú eres el poeta que yo fui y que no ha muerto,

di que se fue la noche, que está el mundo despierto,

y nos está esperando, a ti y a mí, la vida.

 

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s