TIERRA DE NADIE, por Francisco Gómez

Estándar

 
En Tierra de NadieEl punto medio es el equilibrio. Dicen. Algunos, entre los que me incluyo, piensan que el centro de la línea salpicada de curvas y meandros, es el principio de la incertidumbre. La indeterminación. Atrás queda lo pasado, lo vivido, el cúmulo de recuerdos sucesos vitales, llamados experiencia. Memoria. La pesada mochila que cargamos a las espaldas y cuyo lastre, a veces, nos agobia. Enmaraña. El peso de los remordimientos, las caídas, los fallos, los errores, los lugares que han sido todo y hoy son niebla, espejismo de los momentos felices, difuminados por el transcurrir de los días. Los acontecimientos que no se repetirán pues ya no somos personajes principales de aquella película. La necesidad de deshacer el equipaje para caminar más ligeros el espacio y tiempo que nos queda. La dificultad de ir descargando bultos que nos duelen y sabemos que no dejan avanzar. La lucha constante entre cabeza y corazón. La cabeza: olvida, olvida. Sigue adelante. No mires atrrás. El pasado –la línea recorrida – no volverá. El corazón: resiste, resiste. Mantente en sus posiciones. Tú sabes lo que sientes y lo que quieres. La continua pelea entre contrarios.
         Te ves en medio y sabes que recorrer la senda perdida te llevará a territorios pisados, huellas que no llevan ya a ninguna parte. Recuerdos del ayer gozoso que ahora son niebla. Calles por desandar. El mismo polvo del camino que ya no volverá a surcar tus ojos.
         Saber que no eres Romeo y  la fuerza, la belleza, la juventud de los 20, los 30 se fueron y aun hoy te preguntas cuán rápidos marchan los pasos. Tampoco ser el mercader de Venecia con toda la carrera de la edad gastada y sin más monedas de tiempo en los bolsillos.
         No ser el niño que era feliz y no se daba cuenta que se bebía la felicidad a sorbos. No ser el joven que soñaba amplias lejanías para desplegar sus maestrías, los grandes propósitos burlados en la mediana edad. Saber y no sentirte ya el centro de las miradas femeninas que ayer suspiraban tus besos. Estar a mitad de camino y ya no saber dónde te llevarán tus pasos. En tierra de nadie.descarga
         No querer aceptar para tus días que el tiempo se mida en grados de soledad creciente y en polvo del camino andado, suspirado, recordado pero que no volverá a alimentar con alegría y esperanza tus etapas. No querer que sea cierto pero puede serlo.
         Érase un hombre que soñaba grandes cosas y el tiempo diluyó sus expectativas. Érase un hombre perdido en la inquietud del hoy y el terrible silencio que presagia puede esperarle mañana. Érase un hombre sin perspectivas.
         Y los días caen como fotocopias. Y no ver casi nada. Y no saber si esperar o aceptar la posible derrota, la caída de todas las banderas para convertirse en un rutinario, un monótono, un mediocre que sólo aspira a su ración de fútbol, la soldada mensual y poco más, poco más.
         Esperar el amor bueno en cualquier esquina inesperada y desear que sea enteramente cierto. Antes de que vengan todos los naufragios, todas las derrotas consecutivas, todas las soledades desplegadas en banderas rotas, todos los duelos escondidos tras las paredes incomunicadas, todos los sueños rotos en las alcantarillas de los recuerdos.  Todo lo que pudo haber sido y no es. Todo lo que quisiera saber y no sabemos si será.
         Estamos en tierra de nadie, a la altura de la mediana edad. Es el tiempo de la incertidumbre verdadera. Es el tiempo de los zapatos cansados que a pesar de todo siguen andando aunque ya no saben quién sabe si para siempre dónde estará el huidizo pájaro de la felicidad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s