EL NEGOCIO DEL SIGLO, por José Perdro Vegas

Estándar

valores-humanosCreo que voy a montar el negocio del siglo. Un negocio, eso sí, con base científica, como corresponde a un proyecto de altos vuelos. Y un breve estudio de marketing sobre qué es aquello que más añora o necesita el hombre actual me ha proporcionado el quid de la cuestión:  se necesitan urgentemente valores. Así que me he dicho:”Que se necesitan valores? ¡Pues yo venderé valores!” Y me he lanzado sin más a una selección previa de los posibles proveedores con mayor solvencia y seriedad…
Se han presentado un montón de representantes. Un simple anuncio en el periódico (con la nota de abstenerse políticos en activo) y ya no caben en la antesala, el pasillo está lleno, e incluso algunos han tenido que quedarse en la escalera. Traen sus carpetas repletas de todo tipo de ideologías patentadas, algunas con largos años de tradición, otras recientes, aún con el perfume ingenuo de un recién nacido. Han venido chicos jóvenes sobre todo, eufóricos, optimistas, casi avasalladores. Al poco rato se iincrepan algunos, vociferan otros su mercancía, murmuran los más discretos, pero todos quieren ser oídos, todos están seguros de poseer los valores perfectos, ideales, quizá absolutos.
– Calma, calma, señores -procuro hacerme oír-. Vayan pasando uno a uno, que hay tiempo para todos.
Mientras dos discuten blandiendo uno la Biblia y el otro (si mis sentidos no me engañan) una versión a todo color del Kamasutra, se cuela en mi despacho, como quien no quiere la cosa, un Testigo de Jehová.
– Eh, que yo estaba primero, protesta alguien de cabeza rasurada, estilo bonzo, y una voz entre reverente y decidida…
” He aquí el puro afán proselitista”, pienso hasta cierto punto conmovido.
– Bien -me hago oír de nuevo- aquellos que estén dispuestos a prescindir de toda ganancia material serán los primeros de mi agenda. Ustedes perdonen, pero comprendan que mi postura es eminentemente mercantil. Yo voy detrás del dinero y no lo oculto. ¿Quién de ustedes podría prescindir hasta cierto punto de él?
Un murmullos sordo, in crescendo, recorre la antesala, el pasillo y parte de la escalera…Pero nadie se mueve. De pronto, un viejo marxista leninista, puño en alto, me increpa duramente con una voz de barítono nada despreciable:
– ¿Cómo pretende que prescindamos del dinero? La economía es el motor fundamental de la dialéctica histórica. Nosotros presentamos valores realistas. no nos gusta que nos tomen por tontos.
– ¿Cómo sobreviría cualquier movimiento religioso -grita otra voz, esta vez aflautada- sin una base económica que sufrague viajes pastorales, por ejemplo, o soporte la labor realizada por los ministros del Señor?
Caramba, no contaba con esto. Hasta los ecologistas, vegetarianos y naturistas se muestran huraños con mi sugerencia. Que si el dinero es necesario para preservar las especies en peligro, que si es imprescindible invertir en los medios rurales para una cierta vuelta a la sociedad agrícola, que si ojalá pudiera uno pasar del dinero tan fácilmente, pero que la idea es utópica por el momento… Los gestos y las palabras de todos parece que se unan y sumen en contra mía. Veo inquietos a los representantes de la Meditación Trascendental  y técnicas orientales, a los racionalistas, mormones, homosexuales, anarquistas, budistas, epicúreos del sexo, yoguis que me miran desde posiciones extrañas, gastrónomos refinados, monjes con la esperanza de volver a otra Edad Media, astrónomos y conquistadores en potencia, mediums, militares, parapsicólogos…
Tengo que suspender la reunión (no sin esfuerzo) y sólo pido tarjetas de visita con la promesa de que iré llamándoles a todos uno por uno..
Pero no sé, parece que esto del negocio de los valores no es tan sencillo. Todos dependen demasiado del maldito dinero y no me va a ser fácil conseguir un buen producto con amplio margen de ganancia en el mercado…¡Qué le vamos a hacer! Tendré que ir pensando en otra cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s