2ª entrega de Retorno a Brideshead, por Juan Lozano en La Galla Ciencia

Estándar

http://literaturaycine.lagallaciencia.com/2015/03/recomendacion-24-revisitando-brideshead.html

210381465870002_05

REVISITANDO BRIDESHEAD II

LAS ADAPTACIONES DE RETORNO A BRIDESHEAD.
EL RODAJE DE LA SERIE. LOS ACTORES.

 
Hubo un tiempo en que decir “película o serie inglesa” era sinónimo de lo bien hecho, de un producto cuidado y pulido que rozaba casi lo perfecto.  Retornoa Brideshead de Granada TV venía avalada por series británicas anteriores como Arriba y abajo (1971-1975) o Yo, Claudio(1976) y terminó por demostrar que, al igual que en el cine, si se financiaba adecuadamente,  el medio televisivo podía ofrecer también obras de calidad que perdurasen en el tiempo. El cine inglés de los ochenta y primeros noventa contribuyó a consolidar ese marchamo de calidad irrefutable sacando rédito de la literatura inglesa contemporánea, con adaptaciones de dramas costumbristas situados en el periodo de entreguerras. Curiosamente es un director norteamericano, James Ivory, el que de forma natural asociamos a este tipo de cine, con tres películas basadas en novelas de E.M. Foster:  Una habitación con vistas (1985)Maurice (1987), Regreso a Howard´s End (1992) y una cuarta,  Lo que queda del día (1993) basada en una novela de Kazuo Ishiguro. Dentro de esta nómina de cine inglés de la época estarían también dos adaptaciones más de novelas de E.M. Foster:  Pasaje a la India (1984) de David Lean, situada en la India colonial bajo dominio británico y  Donde los ángeles no se aventuran (1991) de Charles Sturridge que,  como Una habitación con vistas relata la estancia de un grupo de ingleses en La Toscana. Tampoco hay que  olvidar la oscarizada Carros de fuego(1981) de Hugh Hudson que narraba la historia de dos atletas británicos que participaron en los Juegos Olímpicos de 1924 en París. En la filmografía del director deRetorno a Brideshead,  Charles Sturridge, es de destacar Un puñado de polvo (1987), también basada en una novela  de Evelyn Waugh, la mencionada Donde los ángeles no se aventuran (1991), Un cuento de hadas (1997) con Peter O´Toole, y las miniseriesLongitude (2000) con Jeromy Irons  y Shackelton (2002) donde Kenneth Branagh hace el papel del famoso explorador polar y donde aparecen dos actores que intervinieron en la serie Retorno a Brideshead: John Grillo (Mr. Samgrass) y Phoebe Nicholls (Cordelia).  Todas estas películas y series (con la excepción de Yo, Claudio) están impregnadas de una melancolía y de un sentido elegiaco por una Inglaterra que había quedado en el pasado.

Antes de esta serie, en vida de Evelyn Waugh, hubo un intento de llevar a la gran pantalla la historia narrada en su novela Retorno a Brideshead .  Se sabe que en el otoño de 1946, Waugh viajó a Hollywood para discutir una oferta de la Metro. El mundo decadente de la aristocracia y la alta sociedad inglesa de los años 20 que aparece retratado en la novela era potencialmente muy atractivo para el público americano. Pero Waugh sabía muy bien qué quería y sus ideas sobre una posible adaptación de la novela resultaron, al final, la antítesis de las que tenían “los  salvajes de California” como llamaba familiarmente al mundo de Hollywood.

Las negociaciones con los Estudios fueron sin duda complicadas. En un memorándum[1] que el escritor les mandó en febrero de 1947,  se contienen instrucciones muy detalladas sobre el tema principal de la novela: “la intervención de la gracia divina en un grupo de personas”;  sobre las características arquitectónicas de la mansión de Brideshead, con detalles sobre dos elementos esenciales para Waugh como la capilla y la fuente; sobre  el carácter de los personajes y sobre escenas concretas como el reencuentro de Charles y Julia en el trasatlántico que les lleva desde Nueva York a Inglaterra.

Cuenta Waugh que después de llevarle en automóvil durante horas  visitando posibles localizaciones, sólo vio solares vacios, gasolineras y construcciones inclasificables más propias de un suburbio de El Cairo o Alejandría que de cualquier lugar de  Europa. Tampoco le convenció la idea que los productores tenían de Retorno a Brideshead como una hermosa historia de amor entre Charles y Julia. Waugh no queda convencido de poner en manos de la industria cinematográfica americana su novela más emblemática y rechaza la propuesta, volviéndose a Inglaterra.

Al parecer, en 1951 hubo otro intento de llevar la novela a la gran pantalla con guión del escritor Graham Green, católico y amigo de Waugh, pero fracasa por falta de financiación económica.  No será hasta finales de la década de los setenta cuando la productora independiente Granada Televisión se interese por llevar la novela a la pequeña pantalla.  Para ello pondrían toda la carne en el asador, la serie contaría con un altísimo presupuesto y un plantel de actores de la escena teatral británica sin parangón hasta entonces. Se compraron los derechos en el otoño de 1977 y la serie comenzó a rodarse en enero de 1979, con producción de Derek Granger y Martin Thompson y  dirigida por Michael Lindsay-Hogg[2]. Quiere la leyenda que, en un primer momento el papel de Charles estuviera pensado para Anthony Andrews y el de Sebastian para Jeromy Irons, pero los dos jóvenes actores, que se conocían previamente al haber coincidido en el rodaje de la serie histórica The Pallisers (1974), se intercambiaron los papeles, encontrando así cada personaje su encarnación perfecta.  Andrew hace un perfecto Sebastian de carácter patricio, fascinante y magnético pero con la ambigüedad justa; y Jeromy Irons un Charles instruido y elegante, con los modales de un gentleman. Irons tiene entonces 33 años y cuando comienza el flashback su personaje no tiene más de 18, lo mismo sucede con Andrews[3], pero la diferencia de edad con sus respectivos personajes no se resiente más de lo necesario.

El equipo se trasladó al archipiélago de Malta, donde se rodaron las escenas  de Sebastian en el norte de África y las de Charles en México y Sudamérica. Pero cuando volvieron a Inglaterra para comenzar a rodar en Oxford y en York, los sindicatos convocan una huelga que afectó al personal técnico de la ITV (Independent Television) y llegó a hacer peligrar la continuación del proyecto.  Hasta octubre no se reanuda el rodaje, perdiéndose todo el verano. Para entonces el director Michael Lindsay-Hogg tuvo que abandonar la dirección por tener otro proyecto firmado con anterioridad. Granada TV elige entonces a un hombre de la casa, Charles Sturridge, que tenía a la sazón 28 años,  deformación clásica y relativa experiencia como actor y director teatral[4].

A medida que avanzaba el rodaje se dieron cuenta de que la historia iba creciendo bajo su propio empuje y que los seis capítulos previstos se quedaban cortos para plasmar todo el potencial de la novela. Granada TV  hubo de aprobar un presupuesto para ampliar la serie.  Ahora serían siete episodios de dos horas de duración. También en ese momento se pensó en introducir la narración en off de Charles Ryder[5]. La extensión de la serie, planteó una serie de problemas que complicaron aún más el rodaje y que hubieron de resolverse de forma espontanea. Los contratos con los actores hubieron de renegociarse.  Debido a la apretada agenda de Laurence Olivier,  las escenas en las que éste aparecía (como padre de Sebastian) debían ser rodadas lo antes posible, no se podía prescindir de Olivier que era una de las bazas con que contaba la serie. El problema estribaba en que sus escenas no habían sido escritas todavía. El guión de que disponían, de John Mortimer, prácticamente era una transcripción de la novela de Waugh, con lo que Sturridge y el productor Dereck Granger, que era gran admirador de Waugh, se encerraron durante un fin de semana en un hotel y adaptaron el texto al medio televisivo con el tiempo suficiente para que Olivier pudiera estudiarlo[6]. Otro problema lo planteó Jeremy Irons que se había presentado al casting de La mujer del teniente francés y puso como condición para continuar con la prolongación del rodaje que si salía elegido para el papel protagonista, se ausentaría para rodar también la película de Karel Reisz junto a la actriz Meryl Streep. Irons fue seleccionado para el papel estelar y trabajó de forma simultánea en ambos proyectos, lo que también dificultó la marcha normal del rodaje ya que Charles está omnipresente en la historia.

Completando el maravilloso reparto encontramos, encarnando al resto del clan de los Flyte, a  Diana Quick, con gran experiencia como actriz de series televisivas, como Julia; a  Phoebe Nicholls, que el año anterior había rodado El hombre elefante,  como Cordelia; y a un todoterreno Simon Jones como el primogénito Lord Brideshead. Para representar a los padres de los dos protagonistas, Lord Marchmain y Edward Ryder, contaron con dos de los mayores colosos de la escena británica de todos los tiempos: Laurence Olivier y John Gielgud[7]. Dos actrices de carácter: Claire Bloom y Stephane Audran interpretan los papeles de lady Marchmain (madre de Sebastian) y Cara, la amante de Lord Marchmain, con quién éste vive retirado en Venecia.

En los papeles secundarios tenemos a un extraordinario Nickolas Grace encarnando al histriónico Anthony Blanche, a John Grillo como Mr. Samgrass, Jeremy Sinden como Boy Mulcaster y Charles Keating como Rex Mottram.

Un par de pormenores, a modo de anécdota, dicen mucho del esmerado cuidado con los detalles de producción. Por ejemplo, Aloysius, el oso de peluche de Sebastian, era un ejemplar de época perteneciente al actor y coleccionista, Peter Bull[8]. Para la escena en que Charles acude a su primer encuentro con Sebastian y su círculo con el ritual de los huevos de chorlito, dado que este ave estaba protegido por ley y el consumo de sus huevos prohibido, los colaboradores de Dereck Granger estuvieron varios días buscando una solución. Al final se utilizaron huevos de gallina que una empresa especializada se encargó de pintar cuidadosamente, simulando su característico color moteado.

Por fin, el rodaje finalizó en enero de 1981 con las escenas de los disturbios durante la huelga general de 1926. Durante la post-producción se decidió  que era mejor reestructurar la serie con dos episodios de casi dos horas, el inicial y el último, y nueve de poco menos de una hora.  El primer episodio se emitió el 12 de octubre de ese año por la ITV. Tras su estreno, Anthony Burgess escribió: “Creo que es la mejor serie de televisión de ficción que jamás se ha hecho. Es el libro. En cierto modo es mejor que el libro”. En Canadá se emitió a partir del 19 de octubre y en Estados Unidos el 18 de enero de 1982. La acogida en este país también fue excelente. ElWashington Post también dijo de ella que era la mejor serie vista hasta el momento en la televisión estadounidense. Se pusieron de moda los pantalones anchos de franela, las corbatas oxonienses, los vestidos de lino de tonos pastel y las réplicas del oso de peluche Aloysius, además de la alta cotización que alcanzaron los huevos de chorlito.  En España, como vimos en la entrega anterior,  la serie no llegaría hasta enero de 1983.

No podemos terminar este capítulo sin mencionar la película de 2008 con el mismo título de Retorno a Brideshead y dirigida por Julian Jarrold[9]. Sin ser una mala película, su principal hándicap desde el principio fue la constante comparación en el recuerdo, no con su referente literario sino con la serie de Granada TV con la que no tiene competencia posible. Por otra parte los actores, confrontados con los de la serie,  son como pálidos reflejos. Tenemos la sensación de que no están completos, que les faltan matices; no nos seducen ni llegan a emocionarnos en ningún momento. Ni Mattehw Goode ni Ben Whishaw hacen que olvidemos, siquiera por un segundo, a Irons y Andrew.  La puesta en escena, a pesar de la coincidencia de algunas localizaciones, no trasmite.  La banda sonora de Adrian Johnston  tampoco es comparable a la de Geoffrey Burgon ni tiene el poder de evocación de ésta. Todo el entramado de temas queda simplificado, primero al pulso homoerótico y luego al triángulo amoroso Charles-Julia-Sebastian. A la película, en definitiva,  le falta luminosidad en la primera parte y en la segunda, Jarrold incide en el lado oscuro de los personajes, cuya felicidad se ve condicionada por sus creencias religiosas y el sentimiento de culpa.

En la próxima entrega continuaremos hablando del rodaje de la serie, esta vez centrándonos en los emplazamientos y en la banda sonora de Geoffrey Burgon.

Juan Lozano

 

[1] http://www.theguardian.com/film/2004/may/22/classics.film#down

[2] Conocido por haber dirigido la película documental  sobre los Beatles, “Let it be” (1970), que refleja las tensiones y rivalidades en el último año antes de su disolución.

[3] Ambos actores habían nacido en 1948, Andrews en enero y Jeromy Irons en septiembre.

[4] Años después, un periodista le preguntó cómo alguien tan joven había logrado dirigir a actores tan experimentados como Laurence Olivier, John Gielgud y Claire Bloom. Sturridge contestó sin dudar lo más mínimo: “Los buenos actores son muy fáciles de dirigir”.

[5] Al introducir la narración en off de Charles Ryder, la serie se acerca más al espíritu de la novela,  escrita en primera persona, y refuerza su carácter introspectivo. No olvidemos que el personaje principal hace un recorrido por su pasado revisando sus actos y estados de ánimo y, en particular,  su relación con cada uno de los miembros de la familia Marchmain.

[6] Para el resto del rodaje hasta el parón de Navidad,  la dinámica de trabajo fue la misma, cinco días para rodar y dos para escribir el guión. Durante las vacaciones pudieron terminar el guión completo.

[7] Gielgud celebraba su 60 aniversario con el teatro británico, con más de 500 representaciones de Hamlet a sus espaldas.

[8] Peter Bull llegó a escribir un libro sobre los ositos de peluche.

[9] Realizador asimismo de La joven Jane Austen (2007)

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s