EXTRATERRESTRE, por Francisco Gómez

Estándar

   han-dynasty11 El otro día, un viernes de este hermoso septiembre que se nos va a última hora de la tarde, cuando las calles de la “city” bullían de paisanos que iban de un lugar a otro con sus afanes y los coches aglomeraban las calles como si un silbato oculto hubiera dado la orden de salida en masa a todas direcciones, asistí extrañado a u fenómeno que me dio por pensar.
    Recorríamos mi amigo Mejías y servidor con el coche de San Fernando, Juan Carlos I, Corredora, Carrer Ample, Empedrat, Plaça i Baix, Reina Victoria, Jorge Juan, Vicente Blasco Ibáñez y quien les escribe llevaba un libro bajo el brazo (“El guardián entre el centeno” de J.D. Salinger, novela que les recomiendo si no la han leído de un escritor americano que en la cumbre de su fama decidió desaparecer).
    Pues bien en todo el trayecto y mira qué cruzamos con personas, la mayoría desconocidas que vivimos en el mismo espacio  y una “city” con más de 230.000 almas, no vi a una persona que como yo llevara un libro en la mano. Sentí un estremecimiento y pensé: pero entonces…¿quién lee hoy día…? ¿Acaso somos extraterrestres, E.Ts, una especie en vías de extinción aquellos que disfrutamos con la lectura y más si es en papel con un libro entre nuestras manos? ¿A lo mejor es que todo el mundo ha desembocado en las tablets, el e-book, internete, el mundo virtual digitalizado, y es de trogloditas leer en papel y yo aún no me he enterado?
        Mare meua, ¿de qué planeta has caído tú, chaval, que no bailas al ritmo de the times? A lo mejor, homo cavernícola, lo “in” es leer en blogs, webs y libros virtuales y tú todavía devorando páginas de papel. Vas mal, xiquet, mal malament.
    El otro día, un jueves septembrino, a últimas horas de la tarde, acudí a una charla en la librería Ali-i-Truc sobre literatura americana a cargo del escritor argentino afincado en Barcelona (antes de que supuestamente quieran pegarle un tajo al mapa de España), Rodrigo Fresán. Muy interesante y con muchas futuras líneas de lecturas. Al final comenté al novelista que muchos de los autores y títulos de los que habló no los había leído y salió al trapo en mi defensa el librero, Paco Trigueros, para indicar: “ya le gustaría a la mitad de la población española leer lo que tú has leído”. Pensé: “¿Y qué ha leído muá? Mi padre, que no ha leído un libro en su vida, me da mil vueltas en sabiduría y experiencias vitales. Y muchas personas que amo y estimo no se han arrimado a un libro. Bueno, no pasa res pero queda tanto por leer y conocer y disfrutar…
    Aquel viernes por la tarde mediterránea con las últimas luces del preciado septiembre, me sentí como un E.T. que busca una casa común donde tod@s disfrutemos de la lectura. ¿O es que no estoy enterado y abundan los hombres y mujeres Farenheit y no estoy al día…?
    ¡Qué desastre, qué vergüenza! Un habitante de otra galaxia atravesando las arterias de la “city” con un libro bajo el brazo. Retírome a mis aposentos con tal preciado presente para disfrute de mis ojos. Amén.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s