AGUJERO NEGRO, por Javier Cebrián

Estándar

black-hole-92358_960_720

Hablar quisiera ahora de aquellos años,

de todos los conatos emocionales

que mi corazón ya no ampara,

sin esta sobrecogedora sensación de pérdida,

sin esta rémora pesante del rencor.

Volver a oír tu voz si recordarla pudiera.

Volver a oler tu olor si recordarlo pudiera.

Reconocer, siquiera, el color de tu mirada

si recordarla pudiera.

Pero es difusa y quebrantada

la imagen que de ti me llega,

y el mordisco del dolor

es lo único que queda.

Porque no es el recuerdo de ti

lo que siento perdido,

sino, al cabo, mis palabras y mi tiempo.

Mi vida succionada

por un agujero negro.

Un agujero negro, mi vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s