CON LA LUZ A CUESTAS, por Lola Obrero

Estándar

images (1)

Con la luz a cuestas de una estrella alejada..
Por el rayo traspasada y la tormenta abatida.
Con la calma justa para tomar aliento…
La vida corre y el destino camina.

Al abrigo del árbol de profundas raices,
de brazos fuertes y piel curtida,
en su ramaje descansa,
y de sus frutos se alimenta.

Con la mirada perdida en los sueños encontrados.
Con la historia ya aprendida.
A los vientos que vuelven, le abre ventanas.
A la flor que marchita, le pide disculpas.

A la vera del tiempo escondido y sin retorno.
Con la estrella prendida en el centro del pecho.
Con el mundo a la espalda mientras suenan sus ecos.
Los ecos… los ecos… sonando lejanos…
La vida corre. La calma se avecina.

Con la fuerza justa.
Con la tormenta esparcida.
Se desprende del miedo.
Recoge las heridas.
Silencio. Calma. El olvido se aproxima…
Con la luz a cuestas, hasta el fin de la vida.

 

Solo quiero comentar que este poema está dedicado a todas aquellas personas muy mayores, ancianas pues, que tras una vida llena de duros trabajos, y dedicada a ellos, con firmeza y responsabilidad, no llevan ahora la vejez que se hubieran merecido, por sufrir desgracias en torno suyo, o padecer enfermedades largas.
Así es que a ellos está dedicado.
A su coraje durante la vida, y a su calma y aceptación en el final que les ha tocado vivir.

Lola Obrero

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s