ANTICUENTO(Versión 1), por Francisco Gómez

Estándar

9788461344130Queda convocado el XIII certamen literario Villpatricia de Sunsunegui. Podrán participar en el mismo todos aquellos escritores que deseen las más altas cotas de popularidad en el patriciado de las letras y la adulación de culturetas de todo género, condición, clase social y estirpe, incluidos los heteros, homos y “bi”. Por favor, absténganse los emborronadores de papel en blanco de fines de semana, los novicios literarios y los mediocres.

Cada ejemplar se presentará por trigésimoquinto duplicado en escritura gótica y lenguaje indopakistaní. El tamaño de la letra no será superior en ningún caso a cuatro pulgadas de baquerita. Si alguno se queja de tamañas dimensiones, no sentimos lo más mínimo defraudarle pues queremos para nuestro altivo galardón escritores con mirada de águila, capaces de atisbar los signos de los tiempos en las alborotadas formas de las nubes y no búhos reconcomidos necesitados de anteojos para discernir una “b” de una “v”, una “g” de una “j”, un vocablo sin “h” o con esta consonante escurridiza.

(Nota del autor: El texto original aparece escrito en tal lengua aunque para su mejor comprensión lo transcribimos al idioma de Cervantes. Perdonen esta entromisión ilícita).

El premio, uno y nunca trino, se compone de tres mil ciento cincuenta y cinco maravedíes de vellón y una estatuilla del insigne cabezón Gónzalo Córdoba, egregio escultor de La Petarda, ubicada en las murallas de nuestra histórica ciudad emérita. El tema del escrito será meridianamente libre nos encantaría ver obras relacionadas con la vida y milagros de nuestra histórica ciudad emérita, sus usos y costumbres y contribuciones a la preservación de los valores del país.

Rogamos encarecidamente no se molesten en presentarse a nuestro premio los escritores hermafroditas. O séase, aquellos que tienen el dudoso honor de escribir como walkirias o talantes. O machos o hembras pero nada de indeterminación sexual en la definición de los personajes, la caracterización de los tipos, la ambientación de los paisajes, el clima del desenlace.

Tampoco deseamos leer originales que comiencen con frases de la talla de “En un lugar de Villapatricia de cuyo nombre quizás alcance acordarme”. En ese u otros casos similares, el sabueso jurado olerá posibles plagios intelectuales que no admitiremos. No será de recibo escribir manuscritos con frases del talante “la nieve blanca invadía el paisaje nocturno” o “los árboles verdes y frondosos engalanaban el serpenteante camino a la ciudad dormida”. Frases éstas típicas y tópicas que insultarían el coeficiente literario de nuestros señalados representantes. Eso sí, nos pirraría tener entre nuestras manos relatos con inicios esplendentes cuales “Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda. Luminarias salves. Ave”. El saber enciclopédico y el lenguaje elíptico subyuga a cualquier heterodoxo conocimiento.

Quedan excluidos de nuestro certamen literario de Villapatricio de Sunsunegui ciertos señores, eternos aspirantes al Senado de las Letras, como Luis Miguel Alejandrino (no se presente más, señor. Estamos cansados de su inagotable invasión de historias de dudosa calidad). El pasado año hicimos el agotador esfuerzo de leer sus 1025 originales. No envíe nada más, por favor. En el caso opuesto se encuentra usted, D. Miguel Corto. Sus obras prometen pero son tan escuetas…Su última entrega prometía: “La noche calla mientras el hombre acecha en el laberinto de sus sueños…” ¡Excelente arranque, pleno de sugerencias aunque siempre nos deja usted con la miel en los labios. Sí, ya sabemos que D. Miguel alegará que lo importante es la sugerencia, la esencia del mensaje, pero es demasiado corto, telegráfico, cuasi gregueriano y no estamos por la labor.

El jurado estará formado por ilustres prebostes en el universo de las letras como D. Taimiro Rezagado, cronista local, D. Julio Cortapáginas, eximio crítico literario de “La cosa escrita”, D. Egregio Tiralíneas, Presidente de Honor por la pureza del Indopakistaní, D. Renglón Torcido, reverenciadísimo escritor de la tierra y yo mismo, D. Obtuso Acodado, máximo representante de la ciudad.

La Corporación en pleno salvo los disidentes de

Siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s