SIN RAZONES, por Lola Obrero

Estándar

El coraje y las determinaciones valientes surgen a menudo en mitad del caos más confuso. Entonces se ve con mayor claridad lo que estaba oculto, y empezamos a caminar con resolución. O al menos eso creo.

images

No me digas que te vas a ir,
porque entonces yo me iré  contigo.
No importará el camino, ni la distancia,
ni siquiera el equipaje.

La maleta quedará en un rincón del trastero.
No la llevaré conmigo.
Le hará compañía a las cajas repletas de libros y juguetes,
y a los demás recuerdos que alli guardaste,
algunos sin sentido aparente,
sin ningún valor para el resto del mundo,
pero tan necesarios para tí.

No, no me digas que vas a irte.
Ahora ya no hay razones.
Ya no tengo prisa por llegar más lejos,
ni pretendo que alcances lo que no puedes.
No tengas miedo.
No existen razones.

Las horas pasan lentas a tu lado,
mas no quiero que se eternicen sin tí.
He dejado ya de esperar del tiempo,
y me he acostumbrado a él.
Ni importan las causas, ni sus consecuencias.
No persigo más razones.

Sólo deja que te vea sonreir de vez en cuando,
y no me digas nunca más que te puedes ir.

             Lola Obrero.     De “Sentimientos y otras dudas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s