ARRABALERÍA, por Francisco Gómez

Estándar

descarga

Mis pasos dirigieron sus andares el otro día por una zona de la “city” a la que le tengo extrema precaución porque en ella se agolpan los recuerdos dulces y amargos que castigan un corazón en retirada. Cada vez son más los lugares que traen recuerdos y crujen como estrellas rotas con pantalla a la melancolía y el desconsuelo.

Desde la Plaça de Baix dirigía mis zapatos al mítico barrio donde, según cuentan las inciertas leyendas, el Conqueridor destinó tiempo ha a los moros y judíos tras la conquista de Elche con un tiro de arcabuz. Mi mente empezaba a transitar entre un laberinto de cavilaciones mientras descendía al mítico y mágico barrio donde el valenciano sigue siendo seña de identidad, donde antes se escuchaba el cántico alegre de los talleres de aparado y cortado como bellas melodías en el trepidar de la mañana.

Invitado estaba a un acto cultural que se celebraba en el Centro Municipal de Exposiciones y allí me dirigía. Un lugar que me trae tantos recuerdos, tantos amig@s, tantas situaciones, tantas experiencias, tantos momentos, tantas y tantas cosas en un periodo de mi vida…Bajar hacia el Arrabal de Sant Joan me producía por momentos una vacilación en la andadura, viviendo, recordando, emocionándome entre paisanos a los que no importaba mientras mi corazón se anegaba en mil vacilaciones. Bajaba por Alfonso XII donde tantas veces hablé con Lola Puntes que siempre tenía una palabra de ánimo, de aliento, de esperanza, de alegría en sus ojos radiantes de amor a la “city”. Nunca olvidaré tus palabras de apoyo en momentos oscuramente inciertos. Me dirigía por las callejuelas por donde está el Casal hasta la Plaça de Sant Joan, y contemplé una vez más la fachada modernista, una de las escasas bellezas arquitectónicas que siguen asentándose en la “city”. Recordé la antigua sede de La Carátula que no conocí pero de donde surgieron tantos actores, tantas obras teatrales, tanta cultura en tiempos de páramo y silencio. Dejaba atrás el Casino que lucha por salir adelante en circunstancias difíciles.

Llegaba a los territorios de ella y un nudo se hacía en la garganta, en las ventanas del alma. Recordando, pensando, sintiendo, rememorando un tiempo en que fuimos felices y la dicha nos esperaba entre los ojos. Y un maldito día ella dejó romper con todo para crear puentes que ya no comunican, muros que ahogan los encuentros. Todo perdido en un baile de ruinas y desconfianza. Escuchaba mi mente el sonido de la máquina mientras aparaba y escuchaba la radio o hablaba con su familia. Sus pasos por las calles con nombres evocadores del arrabal embrujado. Las cafetería de la Plaça que frecuentaba. Se llenaron los ojos de socavones al recordar el Museo de Arte Contemporáneo y la presencia aún viva y constante en mí de mi amiga y compañera del alma, Rosario Riquelme Calatayud, que un buen día nos dejó para visitar las veredas celestiales y sus espacios de paz, calma y tranquilidad que ella tanto amaba, yo que era torbellino en movimiento y ella tan amable me recriminaba.
La mente no cesaba de navegar en recuerdos de un tiempo amable, bueno y en muchas ocasiones venturoso cuando cruzaba el Vinalopó, otrora Alebus caudaloso, para ir a la Biblioteca y recrear mis ojos con lecturas. Las charlas en las cafeterías y el recuerdo de ella, esperándola con mi caballo blanco a la puerta de su casa para navegarnos por las rutas de la noche.
Estuve en el acto, escuchando y sintiendo los poemas de Pedro al tiempo que mi corazón y pensamientos iban y venían por calles, plazas, espacios que fueron durante un tiempo que se marchitó, escenarios hermosos de un hombre que hoy caminaba derribado por esos mismos lugares que le depararon días de vino y rosas. Mientras las imágenes y las vivencias bailaban arriba y abajo al compás de hermosos y sugerentes versos.
Conmigo vas, mi corazón te lleva, Arrabal de San Joan, igual que otros sitios de la “city” que conforman la geografía sentimental de un hombre en llamas.

Francisco Gómez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s