LOS “ENTERRADORES” DE LA VERDAD, por Francisco Gómez

Estándar

El pasado lunes (23 de enero), los trabajadores de La Verdad de Alicante recibieron una visita desde Madrid. Los hombres de negro les anunciaban que el diario cerraba ya, ese mismo día, después de 53 años de vida. Ayer martes ya no salió la edición impresa a la calle y se cerraron los perfiles del diario en las redes sociales. Sólo la web sigue abierta, aunque sin renovar las noticias.

De la versión impresa se vendían en la actualidad unos 1.000 ejemplares cuando hace 25 años se vendían 20.000.” De esta manera resume un periodista de la redacción el motivo del cierre, del que sin embargo, se muestra muy sorprendido. “Ni siquiera el director o el delegado sindical sabían nada.” Hace cuatro años hicieron un expediente de regulación de empleo y despidieron a 17 trabajadores. Tres años antes, Vocento había fusionado las redacciones de La Verdad y de Las Provincias. “Es curioso que La Verdad, con  53 años de historia, haya dejado de publicarse y siga en el quiosco Las Provincias que, en Alicante, no lleva ni 20 años, aunque lo harán desde Valencia, supongo.” denuncia.

El cierre del diario manda al paro a 12 redactores y también se quedan sin trabajo dos fotógrafos y cinco colaboradores que cubrían Elche y Orihuela. En el día de hoy, los representantes de Vocento entregarán la documentación del expediente de extinción al representante de los trabajadores y tienen 20 días para negociar las condiciones del ERE, aunque “con el periódico cerrado no creo que tengamos mucho margen” declara, no sin cierta amargura, el trabajador.

El cierre de La Verdad de Alicante es el inicio de los recortes y despidos que pretende Vocento para 2017. Este año se tienen que negociar los convenios de El Norte de CastillaLa Verdad de Murcia, Diario Montañés y ABC. En este último, la empresa ha anunciado al comité un plan de bajas voluntarias para conseguir 20 salidas pactadas. La plantilla de ABC es de 218 personas, por lo que la cifra de 20 personas queda muy cerca de un expediente de regulación de empleo. Sin embargo, parece que Vocento no quiere protestas y prefiere negociar las salidas individualmente.

Esta triste noticia de Silvia Padrón en cuartopoder.es la han resaltado todos los medios, y no me hubiera gustado tener que escribir esta crónica nunca. Un hecho inesperado aunque muchos sabíamos que el periódico no pasaba por sus mejores momentos. Un dato fue el cierre de la redacción de La Verdad en Elche en la Glorieta que me cogió a contrapíé pero el cierre de toda la edición de la provincia de Alicante es un mazazo que no esperaba. Elche, Alicante, toda la provincia pierden un medio de comunicación referente en la explicación del acontecer diario desde hace cinco décadas de cuanto ocurría a nuestro alrededor. Un medio impreso, luego también digital, con buenos, muy buenos periodistas, buenas personas. Independiente y plural.

Señoras y señores, hemos perdido pluralismo informativo en la provincia de Alicante y estos “enterradores” de un medio de comunicación, que según los indicios, seguirán con su labor devastadora por loor de un plan de Eficiencia Económica o como eufemísticamente llamen. Malos gestores de periódicos, guardianes de la ortodoxia del beneficio para sus amos, los bancos, empresas y accionistas, nos condenan al oscurantismo con el predominio de un medio impreso único, contra el que no tengo nada. Sólo que es triste la ruptura de la diversidad informativa e ideológica.

Me duele y mucho el cierre de La Verdad, un medio de comunicación que aprecio mucho y donde tengo buenos amigos y formé como periodista tras acabar la carrera y empecé como colaborador en la redacción de La Verdad en Elche, primero en la delegación de Juan Carlos I y luego en Maestro Albéniz. Entre junio de 1990 y junio de 1995 viví muchos momentos inolvidables con muchos y buenos periodistas y amig@s. Este cerrojazo a traición lo cometen “enterradores” que no aman el periodismo. Sólo el beneficio puro y duro.

La presidente de la Asociación de Informadores de Elche, Genoveva Martín, me comentó que éste es un punto y desgraciadamente seguido del fin del periodismo tradicional. Ahora todos somos internáuticos, miramos (no leemos ni reflexionamos y analizamos) los medios digitales. Con menos interés, más rapidez, menos análisis crítico y menor exhaustividad.

Este es un momento triste del cierre de un buen medio y buenos periodistas. Lo pagaremos todos. Seguro.

Francisco Gómez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s