MISTERIOS DE LA “CITY”, por Francisco Gómez

Estándar

Elche es una “city” que alberga muchos misterios. Todo el mundo que vive por estos andurriales lo sabe. Quienes nos han conocido y visitado, en su mayoría, también.

El misterio de una industria del calzado que siempre resurge a pesar de crisis, recortes y golpes. A contracorriente de temporadas cada vez más cortas persiste. Sobrevive y se levanta. El misterio de much@s de sus trabajadores en condiciones laborales cada vez más precarias. Una actividad que a pesar de los embates mantiene su cabeza alta. Un dicho comenta que el empresario que aguanta la posición en la “city”, se adapta a cualquier medio hostil en el universo laboral y empresarial. Los banqueros mandan a “curtirse” a sus directivos de bancos a Elche para conocer de primera mano las triquiñuelas económico-financieras con un nivel de clandestinidad y economía sumergida que no baja.

Una reina mora que aún mantiene su aura de misterio entre sus rodetes y mirada enigmática. Una Virgen que no sabemos cómo, de dónde, vino por la mar. Un Misteri que resistió una contrarreforma y el desmantelamiento de la representación de estas piezas teatrales dentro de las iglesias.
Un equipo de fútbol que no sabemos bien cómo descendió administrativamente a segunda división después de dos temporadas en primera y unos supuestos ingresos (millones de euros) que deberían haber permitido la permanencia entre los grandes.
Pero hay otra gran misterio, uno más entre los muchos que guarda y encierra esta “city” de las Lanzas y la Festa. El misterio de sus lectores…
Mi admirado profesor Miguel Ors Montenegro me comentó en cierta ocasión que entre lanzas sólo hay un público lector de mil, a lo sumo, mil quinientas personas entre sus más de 227.000 almas. Una city que tiene quince institutos de secundaria con mogollón de profes, tres universidades, tres escuelas de adultos, clubes de lectura en sus bibliotecas, cerca de 60 colegios públicos.
En el reciente Día del Libro, la concejalía de Comercio con la colaboración de Cultura, los libreros ilicitanos y autores locales organizaron una jornada lúdico-festiva-lectora en la Glorieta y las librerías sacaron sus estanterías y fondos a la calle. ¡Atestado estaba, oiga! ¡A reventar que casi no se podía andar y los puestos atiborraos de potenciales lectores! Uno percibía que a muchos autores locales mucho caso no se les hacía, salvo amig@s, parientes y obligad@s… El personal parecía buscar las novedades editoriales, los libros más vendidos, los autores superstar, fashion reading o followers desos demodé. Los libros más vendidos, best-sellers. Bueno, la publicidad y mercadotecnia hacen mucho, ya sabemos…

Por las mismas fechas, la regidoría de Cultura y Frutos del Tiempo organizaron unas jornadas de animación a la lectura bajo el lema “Quien lee vive más”, consigna del poeta y crítico literario, durante 36 años periodista de RNE, Javier Lostalé, quien participó el último día en este interesante ciclo. Vinieron grandes escritores como Marta Sanz, que ganó en 2015 el premio Herralde de novela con “Farándula”. Ahora ha sacado a la calle su nueva obra “Clavícula”, que está dando mucho que hablar. Otro gran invitado fue Isaac Rosa, uno de los grandes narradores actuales de la sociedad española y escritor original de la crisis de sistema y social. Su novela “La habitación oscura” es altamente recomendable. Premio Rómulo Gallegos, Premio Ojo Crítico y Premio Andalucía de la Crítica, con obra traducida a varios idiomas y un montón de cosas más. Y el antes citado poeta y crítico Javier Lostalé, reconocido por el Premio Nacional de Fomento a la Lectura. Vamos, un@s figuras del mundo de las letras a nivel nacional.

Todos estos actos se celebraron en la Lonja Cultural de Altabix con el buen propósito de descentralizar el hecho cultural y llevarlo a los barrios de la “city”, fuera de los ámbitos tradicionales. Acercar los lectores a los autores. Vaya, seguimos con el relato. La presencia a estos encuentros fue más bien escasa. Los medios de comunicación locales apenas se hicieron eco del ciclo, salvo el concurso honroso de alguna radio. El medio hegemónico en papel trazó un mutis por el foro y cuando asomó la cabeza… a destiempo. Bien, así son las cosas. ¿Y los lectores…? ¿Dónde estaban…? ¿Ubi sunt…? Tod@s aquell@s que llenaron la Glorieta, las librerías el 23 de abril…¿dónde se escondían, dónde…? Otro misterio…
Tengo claro que hay que acercar los escritores a los lectores con especial incidencia en los autores locales, ya lo he comentado muchas veces. Que los conozcan cara a cara en los coles, los institutos, las universidades, las escuelas de adultos, en las bibliotecas. Algunas buenas acciones se están realizando, sobre todo en estas últimas de la mano de Laura Samper y este ciclo que coordina Carlos Javier Cebrián de Frutos del Tiempo y el programador cultural, Julián Sáez. Intentos de grupos y autores del roal por acercarse al lector ilicitano y algún caso excepcional
como Julián Montesinos y sus iniciativas para acercar a los niños y jóvenes a la lectura y algún instituto como La Asunción y Josep María Asencio, pero poco más, poco más.

Llevar los autores y poetas donde está la gente. Seguir en la formación de una cantera de lectores en los coles, institutos y universidades. Entre los niños, los jóvenes, entre los adultos con inquietudes. Es una lucha difícil y continuada en el tiempo. Lo sé. Lo siento. Se hacen esfuerzos públicos y particulares pero hay que perseverar. No hay otra. Difícil misión en una “city” currante, industrial, una ciudad de aluvión con gente de media España y medio mundo, que se levanta a las 7 de la mañana (o antes) y termina a las 8 y 9 de la noche. Cuando la cultura para muchos aún se centra en la billetera y las apariencias y fardar de coche, chalé, vacaciones y otras cosas que mejor callo.

Algun@s loc@s seguimos en el empeño. No desfallecer en una “city” donde a much@,s los libros, su tacto, su aroma, su visión, su lectura siguen produciendo alergia. Una fiera batalla contra los gigantes…

Esperemos que todavía haya andadura por recorrer y aliento para sobrellevar las jornadas. La lucha frente a los ejércitos de la indiferencia y la rutina tiene pinta de ser larga y azarosa. No desesperar, no hundirse es la marca de los soñadores que seguimos heridos por las letras, las lecturas y los textos en comunión, en simbiosis con los lectores, con ese lector comunitario, imaginativo, que tiene que ocupar el espacio público, como apuntó Isaac Rosa. Resistente el lector y también el autor.

Francisco Gómez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s