LAS BANDERAS DOBLADAS DE NACHO, por Francisco Gómez

Estándar

 

Acabo de leer el primer libro de relatos que ha publicado mi amigo Ignacio Fernández Perandones y me ha gustado mucho. De hecho, se me ha quedado corto. Con ganas de más. Contar sin decir. Relatar con el fondo del misterio y los problemas sociales, las inquietudes interiores.

No parece un primer libro de historias cortas. Se nota que es un libro trabajado y depurado en el tiempo, macerado con la revisión y la visión crítica de los días, de tantos domingos sin afán concreto. Sólo elevar la calidad literaria en su primer libro de relatos.

Dice mi amigo en la presentación: “Existe un cierto desapego que el paso del tiempo roba a la ilusión. Las primeras emociones, los proyectos que te hacen palpitar, el idealismo de los 20 declina su luz”. Sus banderas dobladas al decir del verso de Luis García Montero. Tiembla la mirada cuando leo estas palabras. Uno ya ha renunciado a muchas banderas que se han doblado para no desplegarse más. No seré el periodista referencia. Mi literatura no llegará a nada. Sólo a unos pocos y buenos amigos/as comprensivos y atentos. No seré nunca padre, ni tendré familia, ni hijos que alumbren el camino hasta llegar, si el Hacedor quiere, a la vejez y luego a la desaparición y el olvido.

Todos cargamos con nuestras derrotas pero Nacho las convierte en sabiduría, comprensión de lo vivido y ánimo en seguir adelante a pesar de todo. Sus experiencias en la vida, en su fe y en la docencia tienen su poso en este hermoso libro.

El libro se presentó el pasado 10 de mayo en la sala Las Clarisas de la city de Elche. Actuó de presentador mi también buen amigo, Juan Lozano, que glosó a la perfección la vida y el libro de Ignacio, que como bien apuntó, cuenta más de lo que aparenta decir, como el iceberg de Hemingway y no parece su primer volumen de relatos por la exigencia, sugerencia y universo de las historias.

De entre la colección de microuniversos del volumen, uno se queda con “El pescador”, “Lecciones de Teología subterránea” y los dos últimos “Solitario” y “Frente al sol”.

No me resisto a transcribir un párrafo de su cuento “Frente al sol”: La vida a veces te golpea, pero no te escondas, no te rebeles. Aunque no veas nada, busca la luz, vislumbra un horizonte. No bajes a los garajes de la desesperación. Buen amigo, parece que has delineado esas frases para quien escribe. Hace tiempo que no escribía una línea por motivos que no vienen al caso. Leer tu libro y amistad me han invitado a escribir este comentario que no es una crítica. Uno no sirve para esas tareas.

Por último, he fijado la atención de manera extraordinaria en la dedicatoria del libro a tu padre, poeta como tú (que me ve desde su verso eterno en el Cielo), y a tu madre (a la que siento tanto y tan cerca como una bandera doblada). Comparto tu devoción por tu padre y las banderas dobladas de tu madre.

Sólo por la dedicatoria ya me has ganado.

Francisco Gómez

P.D: Si me lo permites, lamento haber escrito una crítica del libro que no es crítica, ni análisis ni nada de nada. He leído el libro con ganas porque deseaba leer tus relatos. Te conozco como el buen poeta que eres. Y si das tu consentimiento, dedico este artículo o lo que sea a Mari Carmen, que leerá tu libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s