Archivo del Autor: frutosdeltiempo

Si… por Francisco Gómez

Estándar

 

A mi madre
A ella
Siempre

A veces me pregunto
si valdrá la pena tanto esfuerzo
tanto trabajo
En pos de una meta
¿posible, inalcanzable…?
Si…, si…, si….
Condicional imperfecto
Si tantas cosas llevarán hacia algún sitio
Si todo será posible, hermoso, bueno
Si seré digno de amor
Si seré digno de ellas…

 

Francisco Gómez, antipoeta

Anuncios

Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler

Vídeo

La dignidad de la palabra 2019

Vídeo

Vídeo: Pedro Serrano

 

Mosaicum 6, por Juan Lozano Felices

Estándar

MOSAICUM (6)

GREENSLEEVES

(Balada tradicional inglesa, atribuida a Enrique VIII)

Versiones:

1º ALFRED DELLER/ DELLER CONSORT/ DESMOND DUPRÉ (Laúd)

2º THE JOHN CONTRANE QUARTET

Esta semana, el Renacimiento inglés y el jazz del siglo XX se dan la mano con la pieza “Greensleeves”. Con la maravillosa voz del contratenor Alfred Deller nos vamos a la verde Inglaterra de la época isabelina. Quiere la leyenda que esta canción la compusiera el mismo Enrique VIII para Ana Bolena, cuando aún estaba casado con Catalina de Aragón y aquella lo rechazaba. Ha conocido versiones de todos los pelajes. La que aquí traigo del maestro Deller debe considerarse excepcional. Deller la grabó al menos en dos ocasiones, la primera en fecha tan temprana como 1955 para el álbum de EMI “Shakespeare songs and lute solos” pero la versión elegida es posterior, la grabó en 1967 para el sello francés Harmonia Mundi en un álbum que se llamó “Shakespeare songs and Consort Music. John Contrane hizo una recreación en clave big band, para el álbum “África/ Brass”, grabado entre el 23 de mayo y el 7 de junio de 1961 y editado por el mítico sello Impulse. Era el sexto disco del sello y el primero que Coltrane grabaría con ellos. El solo de saxo soprano de Coltrane en “Greensleeves” es, como mínimo, igual de emocionante que la voz de Deller, ¿o no?

 

Vida Cumplida, por Javier Puig

Estándar

Vida cumplida

A mi madre

 

Será muy difícil heredar esa dulzura

que últimamente te sobrevivió.

No sé muy bien desde dónde nos mirabas,

tal vez desde el centro de ti misma,

en ese sustrato de indemne amor,

todavía en pie o levitando

tras el turbio derribo

de tus coordenadas.

Nada de ti se ha perdido.

Toda tu bellísima esencia

permanece en el regazo de lo eterno.

Cumpliste con tu vida.

Desde tu pulcritud habías acariciado

el corazón de ese hijo doliente

que albergaste hasta tu raíz.

Sabías mirarlo hasta lo más hondo,

más allá de lo meramente concebible,

hasta su intacta belleza.

Antes, habías tenido que reemprenderte distinta,

arrancarte de aquel primer llanto tuyo

que aún resuena en mis orígenes.

Con humilde coraje,

habías empezado otra forma de ser tú.

Luego, sin mácula de reproche,

callando tu cansancio,

sin ansia de finitud

ni atisbo de recompensa,

te diste entera, hasta aquel final

que no fue el tuyo

pero te dejaba deshabitaba muy adentro.

Habías pretendido ser un estallido benévolo

en la encrucijada de lo imposible.

Quisiste revertir las burdas razones de lo adverso,

desalojar, pero no de ti,

el confuso dolor que seguía estando en él.

Pero nada apenas podías

sino combatir, aun perdiendo, la realidad perversa.

El más grande amor delata

la pequeñez humana en la que estamos presos.

LA BELLEZA AMOROSA, por Francisco Gómez sobre 4º sin ascensor de Esther Abellán y Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler.

Estándar

 

El 10 de enero asistí a la presentación en la librería 80 mundos de Alicante de los números 5 y 6 de la colección Lunara plaquette de poesía, dirigida por Carlos Javier Cebrián, de Ediciones Frutos del Tiempo.
Los poemarios “4º Sin Ascensor” de Esther Abellán Rodes y “Lágrimas de sombra” de Mariano Sánchez Soler son de una belleza amorosa suma. El segundo el amor desde el dolor de la pérdida y el duelo y el primero la resurrección por el amor que cambia los caminos. Hasta el espacio que se habita. La ciudad, escenario de los dos textos. Desde la sombra y la luz.
La colección Lunara poesía plaquette comenzó su andadura en mayo del pasado año cuando se cerró el ciclo “La dignidad de la palabra” en el Gran Teatro de Elche con poemarios de los miembros de Frutos del Tiempo, An Yi Campello, Pedro Serrano, Manuela Maciá y Carlos Javier Cebrián. Ahora continúan con estos textos poéticos que encierran mucha verdad y sentimiento amoroso desde las orillas de la esperanza y la pérdida.
Esther me ha sorprendido. Sus poemas están atravesados de abrigo e imágenes desde la ciudad herida por los amaneceres, la luz dorada y la indiferencia.

LA CIUDAD de los buenos días
cómo si no pasara nada.

……..

No sabe que en las calles existe un secreto.
Dos locos que bailan
mientras el tráfico y la soledad
buscan supervivientes en los portales

………..

Las calles seguirán caminando,
el asfalto reclamará nuestros nombres,
sabremos que la eternidad existe
en un pequeño edificio

Arquitectos del paraíso
sobre los huesos,
supervivientes en una ciudad
demasiado fría.

¿Qué decir de Mariano Sánchez que no se haya dicho ya…?
Escritor, con especial dedicación a la novela negra. Periodista, especializado en temas de la transición y la familia Franco y poeta. Su antología “Fuera de lugar”, (1971-2000), publicado por el Gil-Albert permitió descubrirlo como el gran escritor de versos que es. “Lágrimas de sombra” surge tras “Desprendimiento”, un enorme texto elegíaco dedicado a su pareja Ana Paula, como él mismo dice en la dedicatoria, junto a sus hijas, Marina y Júlia.

Contiene poemas que me traspasan, como “Hospital”

Otro golpe brutal,
naufragio que despierta
nuestro dolor más claro.
Solo queda vivirnos
en las horas intensas
sin hablar del mañana

……….

De “En silencio”, su final

pues vivir es morir
simulando en silencio

El duelo que vive en su segunda parte, como bien describe “Aprendizaje”

Aprender a vivir
sin tu manera dulce
de decirme te quiero.
Aprender a vivir
con el alma en la piel
de la muerte constante,
con tu ausencia invencible;
después de tanto tiempo
y tanto amor en lucha
………

O la esperanza que se abre paso tras el crudo invierno en la tercera parte, como sugiere “De repente”

Tras derramar
todas las lágrimas,
sin esperar,

de golpe,

inesperadamente,
se abre paso
la vida

El editor de la Lunara poesía plaquette comentó que “publica lo que le da la gana” pero uno sospecha que sabe muy bien lo que hace y a quién publica y el aliento y la calidad poética no los pierde de vista. Anunció que en mayo habrá dos nuevos textos de dos poetas que hace tiempo no publican y a quien uno guarda mucho cariño y devoción por sus versos: Juan Lozano y Juan Ángel Castaño.
La alicantina librería 80 mundos, dirigida con nuevos bríos por Sara Trigueros, Carmen Juan, Marina Vicente y Ralph del Valle estaba llena hasta la bandera para asistir a la presentación de estos poemarios. Muchos amig@s allí. Sergio Gadea, José Luis Ferris, Antonio Zapata, David Matuska, Pedro Serrano, Milagros Maciá y muchos más en una fiesta de la poesía y las letras que no olvidaré.
Seguiremos con atención esta colección que ha empezado con fuerza y calidad.
Por cierto, el vino y los bombones, de categoría. Medio cenao a pesar del catarro salí.

Francisco Gómez