Archivo de la categoría: Conferencia

Javier Lostalé. IES Misteri d’Elx

Estándar

Lectura de Javier Lostalé QUIEN LEE VIVE MÁS, en el IES Misteri d’Elx, viernes 28 de abril de 2017, 11.30 horas.
DENTRO DEL CICLO DEL DÍA DEL LIBRO 2017 ORGANIZADO POR LA CONCEJALÍA DE CULTURA DEL AYUNTAMIENTO DE ELCHE, coordinado por Ediciones Frutos del Tiempo.

Javier Lostalé. Ciclo día del libro 2017. Quien lee vive más. Elche

Estándar

Javier Lostalé, Ciclo: Quien lee vive más, organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Elche, coordinado por Ediciones frutos del Tiempo. Viernes 28 de abril de 2017. Sala Cultural La Llotja Elche

 

Los días Suspendidos de Francisco Gómez. Ciclo: Quien lee vive más. Día del libro 2017

Estándar

ya empezamos… nos vemos mañana.

 

EL ÁRBOL FLORIDO Y EL ÁRBOL DESNUDO, por Francisco Gómez

Estándar

20161110_201950_resizedA Susi. No sé por qué pero sí sé por qué

20161110_202214_resizedEl poeta de Pinoso, afincado en Elche mucho tiempo ha, Pedro Serrano realizó el pasado jueves en la sede del Instituto de Cultura Juan Gil-Albert en Alicante un repaso a su trayectoria poética con la lectura de un grupo de poemas desde sus inicios, allá por el lejano en el tiempo y siempre cercano en la memoria 1991 cuando el pueblo sudafricano suprimía el régimen del apartheid hasta su hasta ahora último poemario, “Entran jazmines en casa” (editorialOlifante, colección Papeles de Trasmoz-2015), premio Tiflos de poesía otorgado por la ONCE en 2013.

Este acto cerraba el ciclo “Alimentando lluvias 6.0.” que organiza el Gil-Albert, según indicó la subdirectora de documentación del instituto, Cristina Llorens Estarelles hasta el próximo febrero que nos esperará el Alimentado Lluvias 7.0. Bien, estaremos atentos.

Pedro Serrano es poeta y amigo y la amistad es un valor básico para quien les escribe. Su recitar desde sus primeros poemas hasta el último inédito que leyó Cristina fue un río sereno, lleno de conocimiento, pensamiento y vivencias que transmite en sus versos, desde las primeras ironías hasta el verbo tranquilo y lleno de amor florido entre pétalos de jazmín que han vestido su comedor y fueron el germen inicial del hasta ahora último poemario.20161110_194741_resized

Dejemos hablar al poeta y guarde el silencio el cronista:

“A los poetas nos interesa el límite peligroso de las cosas”; “los malos han muerto. Sólo hay buenos haciendo maldades”, “Todo lo escrito es una construcción con adobe y secada al sol. Mis poemarios están hechos con un material sencillo”.

Se definió a sí mismo como versolibrista y su propósito es “agudizar las carencias que el tiempo no puede eliminar del papel. La capacidad de los poemas de servirnos de alimento. Desprender el olor del pan recién hecho, provocando el apetito. El pan nos alimenta. El poema nos alimenta”.

Y Pedro, el buen poeta, el sensible y hondo poeta, empezó a leer su canción para emocionar, para enternecer, para hacer sentir al público asistente, combinando su palabra con un baile de imágenes en algunos casos con tono de denuncia por la falta de sensibilidad, de interés de los políticos por la cultura, el hecho cultural. ¿Quién se acuerda hoy de los validos, grandes de España y hasta reyes que vieron y denostaron al escritor más universal de las letras castellanas? ¿Y quién no se acuerda de un pobre caballero que recorrió los caminos de la España barroca entre sueños y ficciones y derrotas? ¿Cómo se llaman las meninas del cuadro del universal pintor sevillano?

Con la sabiduría que dan los años y las experiencias (el poeta cumplió años el día anterior y nos regaló bombones, buenísimos oiga, que uno repitió y no pedí más por vergüenza), Pedro leyó poemas de sus libros desde los principios “Poemas de amor y resistencia” hasta “Entran jazmines en casa”. Regalos en forma de versos como podemos leer también en “De la ironía sentimental”, “Como flores en vasos” y “Enlaces”, un poemario sobre la vida en el autobús.

Pero déjenme que transcriba el poema 20 de su último libro, que me dice tantas y tantas cosas y leyó también desde su atril, con su sombrero a cuestas, una de sus señales de identidad y un homenaje a su abuelo.

En cualquier manual de supervivencia

la primera acción es amar

antes de ser amado.

Amar a quien amas

por encima de todas las cosas,

y no caer en el suicidio

de repetir todos los santos días

los mismos salmos en la mesa,

o los mismos gestos terribles en el wáter.

La segunda acción acometida

no es odiar

a quien no te ama, sino: actuar correctamente

dándole cualquier bendición cotidiana

como un saludo al uso,

o una palabra de ánimo en desuso.

Después, todo lo

que ocurre, lo que desemboca en todas partes,

es un acto de fe.

Lo que precede en cualquier situación al

armisticio.

Como dijo el propio poeta, “Entran jazmines en casa” es un libro que nace desde el amor maduro, el amor tardío pero cierto que recorre sus estancias y jornadas. Cuando has atravesado las estaciones y has llegado a la primavera de tus horas y tus días. Otros no tienen tal suerte, tal estrella y ven cómo su árbol se desnuda y queda sin flores ni fruto y las ramas son escasas para soportar el invierno que viene ya sin remedio, quizás hasta el final.

Los jazmines alegran tu andar entre versos y tu amigo se alegra. Buena ventura es tener amigos que escriben para aligerarnos el rigor de los caminos.

Francisco Gómez