Archivo de la categoría: crítica social

La Universidad desconectada, por Francisco Gómez

Estándar

No sé ustedes, amables lectores, pero uno percibe, siente, piensa que la Universidad Miguel Hernández de Elche, Orihuela, Altea, San Juan, no está tras algo más de 20 años de estancia en “la city que al cielo mira” implicada de manera suficiente en el tejido social, económico y vital de este pueblo con casi 230.000 almas.
Elche cuenta ya desde hace varios años con tres universidades; el CEU, la UNED y la universidad Miguel Hernández con campus propio a lo largo de la Avenida de la Libertad y muchos edificios y departamentos universitarios en este recinto con especial vocación científico-técnica sin olvidar carreras de las llamadas de Humanidades. Cientos de profesores y miles de estudiantes, pero su presencia no se nota en demasía en la vida social y cultural de “la city”. La llamada vida universitaria apenas se advierte entre sus calles, pubs y cafeterías. Uno observa que cientos de alumnos van y vienen, vienen y van, sobre todo en los trenes de cercanías hasta Alicante o Murcia, al igual que los docentes que tampoco viven por aquí. En mi opinión, son pocos los que pernoctan y hacen su vida en el roal salvo quienes viven en pisos de estudiantes. Menos todavía los que acuden a presentaciones de libros, exposiciones de pintura, fotografía, participan en las fiestas locales, van al teatro e incluyo aquí a muchos profesores. En una modalidad que en algún artículo anterior, denominé como “los nuevos bárbaros”, chavales y tutores que se entusiasman por su materia, su rama especializada del saber y se desentienden de lo demás.

Sí, es cierto, la Miguel Hernández realiza actividades culturales dentro de su recinto, tiene la Universidad de la experiencia pero a nuestro entender son pocos los ilicitanos que se acercan a verlas y disfrutarlas y viceversa. Es duro entender cómo tras 20 años de estancia en “la city” la Miguel Hernández no tenga un espacio físico que la represente aún en el centro de la ciudad, como así ocurre con la Universidad de Alicante en plena Explanada, en el Paseo Castaños. Sabemos que pretenden adquirir las instalaciones de la Primera Planta del Gran Teatro (el antiguo Casino) pero la pasta es la pasta y no llegan a un acuerdo con la Fundación Caja Mediterráneo= Banco Sabadell para comprar este enclave y potenciar su presencia en pleno corazón de Elche. El objetivo es poner en marcha un centro cultural en el campus de notables dimensiones y realizar actividades de los estudiantes y los agentes culturales que trabajan aquí, pero ¿para cuándo…?, ¿logrará atraer a escritores, músicos, artistas, cineastas y demás grey a sus instalaciones…?
Las preguntas son muchas y las repuestas las traerán los días y las posibilidades.
Mientras tanto, también contamos y los pasos ya se están dando, en desarrollar la colaboración técnico-empresarial entre Ayuntamiento y Universidad para crear un parque tecnológico, estilo Silicon Valley, en el polígono industrial de Torrellano-Saladas y diversificar cada vez más la industria del calzado y auxiliar, que en estos momentos ocupa el tercer puesto en empleos para la población activa. La diversificación en una city industrial y trabajadora como es Elche se antoja una cuestión básica y los movimientos se están dando. Veremos frutos en forma de empresas y logros. Todo a su tiempo pero como vemos la pasta siempre marcha por delante y la cultura es la bonita guinda que trata de adornar el pastel con que “vendemos” nuestro universo.
Pero la implicación social y cultural de la universidad Miguel Hernández es, tras más de 20 años, una asignatura todavía pendiente sin aprobar ni manera de resolver.

P.D: La city se mueve este año del Señor de 2018 en niveles de primera categoría en el aspecto cultural. La concejalía de Cultura ha echado la casa por la ventana en la vertiente literaria y musical. En coordinación con la asociación cultural Frutos del Tiempo pondrán en marcha el tercer ciclo de literatura “La dignidad de la palabra” con la presencia el próximo 8 de febrero del afamado poeta Luis García Montero con nuevo poemario bajo el brazo. Le seguirá el jueves 1 de marzo la también poeta, ensayista y traductora Olvido García Valdés y el 12 de abril, el también poeta murciano, enorme, en nuestra opinión, Eloy Sánchez Rosillo. Para continuar el 26 de abril con una de los más grandes narradores de la literatura española actual, Luis Landero. El ciclo se cerrará el 3 de mayo con la presentación de la nueva colección de Frutos del Tiempo, “Lunara plaquette”, cuadernos de poesía con obras de Manuela Maciá, Pedro Serrano, An Yi Campello y Carlos Javier Cebrián. Todos los actos tendrán lugar en el recibidor del Gran Teatro a partir de las 8 de la tarde, en pleno centro. Esperemos que el público ilicitano y foráneo responda para escuchar y disfrutar con estas plumas de la Primera División de las letras española, muchos de ellos con premios en sus mochilas como el Nacional de Literatura y el de la Crítica, entre otros.

No sólo de letras vive el “homo cultural” pues desde el 25 de enero, Elche está reviviendo “La movida de los 80”. Empezó en los cines Odeon con el film de Beatriz Pérez Aranzabal, “De un tiempo libre a esta parte” y siguió el 27 de enero con el concierto de Jaime Urrutia, alma de Gabinete Caligari en la Lonja de Altabix. Seguirá la música ochentera el 9 de febrero con el El Gran Wyoming y Los Insolventes, para continuar con Javier Gurruchaga y la Orquesta Mondragón el 19 de marzo y Pablo Carbonell y los toreros muertos el 14 de abril, también en la Lonja Cultural.

La gran música de los 80 no se acabará aquí pues Los Secretos darán un concierto en el Gran Teatro el 17 de febrero dentro de su gira por el 40 aniversario del mítico grupo, a quien seguirá Manolo García el 28 de abril en la Rotonda del Parque Municipal. La movida cerrará el ciclo musical el 23 de junio, también en la Rotonda, con un tributo a Héroes del Silencio y Mecano.
Además el Museo de Arte Contemporáneo del Raval (MACE) ha preparado una exposición sobre la efervescencia musical de los 80 que podremos disfrutar hasta el 22 de abril. En este escenario, el 22 de febrero los escritores y poetas Julio Soler, Jesús Zomeño y Juan Lozano, junto a otros letraheridos de Elche y Alicante ofrecerán un recital con sorpresas seguro sobre “la generación poética de la espontaneidad. Culminará con una mesa redonda sobre fanzines, cómic y ilustración de los 80.

Oferta literaria y musical de primera categoría para ilicitanos, foráneos, estudiantes y profesores en un movimiento cultural de altas olas poco visto en “la city”. La respuesta y el juez la tiene el público cultural. Esperemos que mayoritaria. Observaremos.

Francisco Gómez

Anuncios

EL ÚNICO, por Francisco Gómez

Estándar

Señoras, señores, lectores todos (en especial los de prensa escrita) de Elche, Alicante, Orihuela, Elda, Benidorm, Novelda, Altea, Alcoy, Villajoyosa, Torrevieja hasta los 141 municipios que conforman la quinta provincia con mayor densidad de población de España, me alegro o siento comunicarles (uno arrastra ya demasiadas dudas…) que vivimos hace casi un año en la hegemonía, “la dictadura” del medio único en papel creado por y para estas tierras.
No sé si les motivará o apesadumbrará esta nueva ya vieja noticia desde el 24 de enero de 2017 cuando el estimado diario La Verdad desapareció en papel y formato digital para la provincia por designio de unos señores enterradores que desembarcaron desde Madrid por sorpresa el día anterior de autos. En opinión de quien escribe, hemos perdido todos y mucho. Muchísimo. Libertad de expresión, pluralismo informativo, manifestación de nuestras ideas, hechos, pensamientos…
Ahora todos tenemos que arribar, querámoslo o no, al Único que dirige desde su cúpula nuestros designios, opiniones, conduce la realidad informativa diaria al dictado de sus directrices. Su visión de la provincia que impone unilateralmente. Sus altos mandamases marcan y publican aquello que les interesa, lo que suponen digno de mención y divulgación por sus medios impresos, digitales y/o audiovisuales. Lo demás…silencio, indiferencia, condenación al ostracismo, al desván de los olvidos, lo que nunca es, ha sido, fue o será.
Aunque no quería mencionarlo, me lo pide el cuerpo y lo haré, ¿por qué no…? En septiembre del pasado año publiqué un libro sobre Elche, titulado “La city-3”; una crónica socio-laboral, cultural y sentimental de la segunda ciudad con más población de la provincia y tercera de toda la Comunidad Valenciana. Convoqué una rueda de prensa en un lugar hiperpúblico y el Único no publicó una línea en papel, un pie de foto, una reseña, un breve..Nada. Nadie se interesó desde el Only. Pero soy uno más en la lista de olvidados, pues a preguntas de este observador informado, me comentaron que igual episodio le ha ocurrido a otros. Sumidos en el pozo del silencio, el anonimato feroz a las personas, actos o entidades que no consideran noticiables. Indiferencia desde su nepotismo solitario. Desprecio absoluto. En mi caso, no los necesitaba. Cuento con mis redes sociales y mis amigos que me apoyaron (Gracias a todos). Tampoco confiaba mucho en el Único para atraer a potencial público, nuevos lectores atraídos por mis creaciones a través del Only.
Éste es el peligro en que nos encontramos: el desprecio, la indiferencia, el anonimato al que condena, sumerge el Único si desde su juicio inapelable no estima noticiable el hecho, la persona, la situación…Su amodorramiento y creciente número de páginas de relleno al no contar con competencia. Aun así me informan que están bajando sus ventas en papel. Que el personal acude día a día más a las ediciones digitales. En la generalización del todo gratis de la cultura de internete. Hasta que nos tengan a todos atrapados y empiecen las tasas, los costes por servicio, las tarifas y sea

demasiado tarde…El Único campa a sus anchas desde la claudicación de La Verdad por sus tristes señorías de negro y enterramiento el 23 de enero de 2017 tras 53 años de vida en su edición de Alicante.
Las sombras depredadoras del Único se proyectan desde los palmerales ilicitanos, el Benacantil, las Salinas de Torrevieja, el Maigmó; de norte a sur de esta provincia llena de sol y ayuna de pluralismo mediático.
Todos más pobres en diversidad informativa para los temas locales y provinciales, bajo el advenimiento del supremo emperador y su corte de parabienes, agasajos y prebendas interesadas. Amen y oscuridad.

¿Per sempre…?

Francisco Gómez

LA CITY ME ABURRE, por Francisco Gómez

Estándar

De un tiempo a esta parte compruebo con desazón creciente que esta city llamada Elche donde vivo y muero cada día, escenario de las alegrías y sinsabores más amargos de my life me aburre cada día más.
Bostezo cuando observo el panorama social, político y económico que dominan esta city que al cielo mira con figuras mediocres que no aportan grandes movimientos al devenir futuro de una urbe con más de 230.000 almas. Una city que se está dividiendo en grupos, espero que reconciliables. Una ciudad apagada, con pocas ilusiones, trabajos de supervivencia y alta, altísima movilidad laboral. Espero que, al igual que ocurre en el patio nacional, surjan figuras que renueven el panorama social, político y económico y aporten ideas y un aire fresco a este ambiente encerrado en habitación oscura y sin aparente salida.
Es necesario, cada vez más, que se desarrollen industrias alternativas al calzado para romper de una vez el monocultivo industrial. Muchos buenos amigos que toda su vida se han dedicado al zapato al llegar a los 45 se ven atrapados a currar a temporadas cada vez más cortas y con cada vez menores posibilidades de salir de este círculo. Lo he escrito mil veces; aquí la uni Miguel Hernández tiene mucho que decir y lograr atraer inversiones de verdad que ilusionen y proyecten futuro. Ahí están parcelas y parcelas del Parque de Torrellano-Saladas, muertas de risa al sol. El turismo tampoco veo que despegue como fuente alternativa de riqueza y trabajo. Pernoctaciones de un día y los turistas se largan. Vemos cómo queda el patio tras el 15 de agosto y cuántos comercios, bares y restaurantes se resisten al cierre. El personal está pelao y nos dicen que estamos saliendo. Serán algunos. Hoy, (y hay que reírse llorando) si eres mileurista eres un privilegiado. Te dan ganas de vomitar cuando escuchas semejantes majaderías.
Observo exposiciones de palmeritas, damitas y demás símbolos repetidos ad infinitum y ya cansa, qué les voy a decir. La cultura barata tiene esto, que resulta coladero bajo el patrocinio del gratis. Hay escritores y poetas que publican y mejor sería que guardasen sus escritos en el cajón del armario bajo veinte llaves. O quemar para resultar purificados y transformados en mejores empresas. Ya sé que estoy haciéndome amigos con estas palabras pero I´m sorry, mi nivel de exigencia y amistad está subiendo enteros ante tanto cutrerío que veo a mi alrededor. Y uno sabe que casi siempre está solo. Los demás a veces nos acompañan. Puestos a no poder hacer nada, protesto con la palabra.
Me aburre cada vez más pasear por las mismas calles, salir de marcha por los mismos y escasos garitos, saludar las mismas gentes, hablar y sonreír hipócritamente a paisanos a las que no importo ni me importan nada. Las mismas fiestas me aburren cada día más, los mismos actos, las mismas cosas, salvo ligeras variaciones. Salvo el Misteri y la Nit de L`Albà que me siguen emocionando, poco me interesa ya del capítulo de actos. Pero ver el Misteri y aguantar horas y horas de plantón mi pierna cada día lo resiste menos. Que la Mare de Déu me perdone por no presenciar el Ternari, su  Soterrament y la Coronación. Que me perdone por tantas cosas. Mi corazón le sigue llevando un altar en el pecho
Y encima estoy castigao a permanecer  en este roal que amo y detesto por circunstancias que atan my life a estas coordenadas socio-temporales.

LOS “ENTERRADORES” DE LA VERDAD, por Francisco Gómez

Estándar

El pasado lunes (23 de enero), los trabajadores de La Verdad de Alicante recibieron una visita desde Madrid. Los hombres de negro les anunciaban que el diario cerraba ya, ese mismo día, después de 53 años de vida. Ayer martes ya no salió la edición impresa a la calle y se cerraron los perfiles del diario en las redes sociales. Sólo la web sigue abierta, aunque sin renovar las noticias.

De la versión impresa se vendían en la actualidad unos 1.000 ejemplares cuando hace 25 años se vendían 20.000.” De esta manera resume un periodista de la redacción el motivo del cierre, del que sin embargo, se muestra muy sorprendido. “Ni siquiera el director o el delegado sindical sabían nada.” Hace cuatro años hicieron un expediente de regulación de empleo y despidieron a 17 trabajadores. Tres años antes, Vocento había fusionado las redacciones de La Verdad y de Las Provincias. “Es curioso que La Verdad, con  53 años de historia, haya dejado de publicarse y siga en el quiosco Las Provincias que, en Alicante, no lleva ni 20 años, aunque lo harán desde Valencia, supongo.” denuncia.

El cierre del diario manda al paro a 12 redactores y también se quedan sin trabajo dos fotógrafos y cinco colaboradores que cubrían Elche y Orihuela. En el día de hoy, los representantes de Vocento entregarán la documentación del expediente de extinción al representante de los trabajadores y tienen 20 días para negociar las condiciones del ERE, aunque “con el periódico cerrado no creo que tengamos mucho margen” declara, no sin cierta amargura, el trabajador.

El cierre de La Verdad de Alicante es el inicio de los recortes y despidos que pretende Vocento para 2017. Este año se tienen que negociar los convenios de El Norte de CastillaLa Verdad de Murcia, Diario Montañés y ABC. En este último, la empresa ha anunciado al comité un plan de bajas voluntarias para conseguir 20 salidas pactadas. La plantilla de ABC es de 218 personas, por lo que la cifra de 20 personas queda muy cerca de un expediente de regulación de empleo. Sin embargo, parece que Vocento no quiere protestas y prefiere negociar las salidas individualmente.

Esta triste noticia de Silvia Padrón en cuartopoder.es la han resaltado todos los medios, y no me hubiera gustado tener que escribir esta crónica nunca. Un hecho inesperado aunque muchos sabíamos que el periódico no pasaba por sus mejores momentos. Un dato fue el cierre de la redacción de La Verdad en Elche en la Glorieta que me cogió a contrapíé pero el cierre de toda la edición de la provincia de Alicante es un mazazo que no esperaba. Elche, Alicante, toda la provincia pierden un medio de comunicación referente en la explicación del acontecer diario desde hace cinco décadas de cuanto ocurría a nuestro alrededor. Un medio impreso, luego también digital, con buenos, muy buenos periodistas, buenas personas. Independiente y plural.

Señoras y señores, hemos perdido pluralismo informativo en la provincia de Alicante y estos “enterradores” de un medio de comunicación, que según los indicios, seguirán con su labor devastadora por loor de un plan de Eficiencia Económica o como eufemísticamente llamen. Malos gestores de periódicos, guardianes de la ortodoxia del beneficio para sus amos, los bancos, empresas y accionistas, nos condenan al oscurantismo con el predominio de un medio impreso único, contra el que no tengo nada. Sólo que es triste la ruptura de la diversidad informativa e ideológica.

Me duele y mucho el cierre de La Verdad, un medio de comunicación que aprecio mucho y donde tengo buenos amigos y formé como periodista tras acabar la carrera y empecé como colaborador en la redacción de La Verdad en Elche, primero en la delegación de Juan Carlos I y luego en Maestro Albéniz. Entre junio de 1990 y junio de 1995 viví muchos momentos inolvidables con muchos y buenos periodistas y amig@s. Este cerrojazo a traición lo cometen “enterradores” que no aman el periodismo. Sólo el beneficio puro y duro.

La presidente de la Asociación de Informadores de Elche, Genoveva Martín, me comentó que éste es un punto y desgraciadamente seguido del fin del periodismo tradicional. Ahora todos somos internáuticos, miramos (no leemos ni reflexionamos y analizamos) los medios digitales. Con menos interés, más rapidez, menos análisis crítico y menor exhaustividad.

Este es un momento triste del cierre de un buen medio y buenos periodistas. Lo pagaremos todos. Seguro.

Francisco Gómez

Demogracia, por Carlos Javier Cebrián

Estándar

democraciaNo crean que hay una errata en el título de esta tribuna, no la hay, es de toda mi intención titularla así, porque la verdad sea dicha, a mí me hace gracia la Democracia, esta democracia, la nuestra… queridos conciudadanos.

Intentaré explicarme, ser aclaratorio, conducirles con mi reflexión hasta la tesis formulada. Una vez asumidas la boutade–si me permiten el barbarismo- que contiene el título y la frase con ripio paso a extenderme.

Podemos convenir, creo yo, casi todos, que La Antigua Grecia se considera la cuna de la civilización, de la civilización occidental, de nuestra civilización. Porque, sin duda alguna, somos occidentales o siquiera civilizados ¿verdad? Acudamos pues a las fuentes de nuestra cultura para definir la palabra Democracia. La misma está formada por las palabras griegas Demos (pueblo) y Krátos (gobierno) y el sufijo ia (cualidad), podríamos decir: “El gobierno del pueblo”. Empezamos bien… ¿Es eso, con exactitud, nuestra democracia? ¿Somos nosotros, el pueblo, nuestros propios gobernantes? Bien, sigamos con los griegos; para ellos La Democracia no era la forma de gobierno más deseable… Para Platón, por ejemplo, podían existir otras dos más “ideales”, usaré tal adjetivo porque nuestro griego es el paradigma de lo ideal: La Teoría de las Ideas, lo que ha devenido en Platónico, es decir: ideal pero irrealizable. En la Teoría Platónica había dos formas de gobierno mejores, que son La Monarquía o gobierno de uno solo, y La Aristocracia o gobierno de los sabios, y por último llegaba, exhausta, incomprendida, La Democracia o gobierno de muchos. Adviértase la diferencia, de muchos no del pueblo. Para nuestro filósofo idealista estas tres formas también podían conllevar su forma degenerada, de esta guisa: Monarquía-Tiranía, Aristocracia-Oligarquía, Democracia-Demagogia o Politeia (no ya el gobierno de todos sino el de cada uno). Platón tenía su concepto de Estado o Polis ideal, íntimamente relacionado con su Ética. En la Polis Ideal Platónica debían existir tres clases sociales, que lo eran por vocación y no por nacimiento, ¡ojo! Los Gobernantes, los Guardianes y los Artesanos, identificados de la siguiente manera: los primeros tendrían como labor gobernar la ciudad y serían Los Sabios los más aptos para serlo, debían saber, por conocerlos, qué era el Bien, y qué la Justicia y sus virtudes habían de ser la Sabiduría o la Prudencia, los segundos debían defender la ciudad, y hacer cumplir la leyes, y sus virtudes Valor o Fortaleza, y los terceros, la mayoría de los ciudadanos, estarían dedicados a la producción de bienes y la prestación de servicios y sus virtudes Moderación o Templanza, ¿les va sonando la cantinela? También tenía otras ideas menores, como el sistema de propiedad colectiva, (menudo comunista…) y la abolición de La Familia en las dos clases superiores (me abstengo de cometer la ironía), ambas para evitar que sus miembros se aprovecharan de su situación para acumular bienes y beneficiar a sus familias… ¡Insisto! ¿Les suena?, pero esto lo pasaremos por alto. Su idealismo estaba basado en La Idea del Bien Común, la función educativa de la ley y para abreviar: la sutil idea de que quien conoce El Bien, necesariamente se comporta de acuerdo con él, nadie hace el mal a sabiendas sino por ignorancia, por eso el que delinque debe ser educado y no castigado. Resultado: La Felicidad Colectiva, y con respecto a la ética: La Felicidad Individual. Qué Platónico.

Ahora volvamos a nuestro “Gobierno del Pueblo”, que, hoy, está basado en que depositemos nuestra conveniente papeleta cada cuatro años, en diferentes convocatorias (generales, europeas, municipales, autonómicas, incluso referendos legales o proscritos, según el lugar, la conveniencia o la convicción, con lo que votamos cada año, en un ejercicio cansino de “Democracia participativa y representativa”, que no se nos vaya a olvidar, por eso nuestros candidatos nos llaman a participar (pero con la boca pequeña, no vayan a creer, con una sobreactuación demagógica que, sin duda, da de sí para otro artículo) solo para sentirse un poquito legitimados por las urnas, pero solo un poco hombre, no vaya Usted a excederse… y qué más da si no sabemos qué es la Ley D’Hondt -el procedimiento que se aplica actualmente en España para decidir a qué candidatura corresponde un escaño-. Si no se da la circunstancia actual, donde hemos repetido las votaciones 2 veces, o casi tres, pendientes de abstenciones técnicas, o abstención sin más, pactos, traiciones, “brutadas” (otro día hablaremos del excelso hijo que fue Bruto…la Historia siempre se repite, todo está en la Historia). La Fiesta de la Democracia se me ocurre…

¡Ay!, querido Platón ¿dónde está el Gobierno de los Sabios o, siquiera, el Gobierno del Pueblo o el de muchos? Quede entre nosotros la respuesta: Platón estaba loco, porque a mí me hace gracia su Democracia.

Elche, “city” libre de desahucios, por Francisco Gómez

Estándar

stop-desahucios    Leo con honda emoción, con lágrimas en las ventanas del alma (the soul) que el Ayuntamiento de la “city” ha firmado un convenio con la Plataforma Antidesahucios de Elche, para tratar de evitar más desahucios en el término municipal de la ciudad de las Lanzas y La Festa. Con este fin, se ha puesto en marcha un Fondo Social de la Vivienda que contará con una oficina municipal para atender las necesidades de la población en riesgo de perder su casa.

    Veo que este ayuntamiento es solidario y atiende las necesidades primarias de las personas y escucha a los colectivos que desde el principio las defienden. Una Corporación digna de su ideario y que quiere cumplir con un compromiso que siento básico, la justicia social, con aquellas personas que se han quedado atrás por esta maldita crisis que a pesar de todo no acaba de cesar.

    Carlos González junto a la edil de Bienestar Social, Teresa Macià, se ha reunido recientemente con los decanos de procuradores, abogados y jueces para tratar de prevenir las ejecuciones hipotecarias. Si uno, que no lo es, fuera juez y tuviera que echar a la calle a familias que sólo tienen su casa para poder vivir, estoy seguro que no podría dormir por la noche y los fantasmas de los remordimientos me asaltarían hasta altas horas intempestivas de la madrugada. Y más si fueran personas mayores, discapacitados, familias con niños. Los gritos de dolor y rabia me desgarrarían el alma.

    Sigo leyendo con atención que el ayuntamiento continuará conversaciones con los bancos para acceder al Fondo Social de la Vivienda a través de un acuerdo firmado con la Conselleria correspondiente y “poder hacer frente a las necesidades de más de 250 familias ilicitanas”, que se dice pronto. Pero detrás de los números se esconden dramas, tragedias de una sociedad donde se han ahondado las diferencias sociales y económica en los últimos tiempos. Ojalá los bancos escuchen y sean más humanos. ¿Propósito posible, realizable? Sí, deseable.

    Mi apoyo y ánimo a la PAH y a su lucha y constancia en Elche para tratar de evitar desahucios, tragedias, de una sociedad que colocó en el pódium del pedestal al “dios dinero” en lugar de las necesidades de las personas. Créanme, si yo tuviese dinero (que no es el caso) hubiera atendido personalmente las necesidades de algunas familias que conozco para evitar el desalojo y pérdida de sus casas. 

    Desde aquí aplaudo esta iniciativa que me parece maravillosa de un ayuntamiento solidario y unas plataformas combativas, aunque ya hay muchas familias y personas que han perdido sus hogares. Ojalá puedan o hayan accedido a una casa por alguiler social o lo hagan y tengan opción a la dación en pago.

    Una sociedad que deja atrás a las personas no merece llamarse sociedad si no nido de lobos. Espero y deseo que mi “city”, mi Comunidad, mi hermoso país no sean, no seamos así.

        Francisco Gómez

Los mayores de 45 años, por Francisco Gómez

Estándar

 

el-paro-contra-la-paredEl otro día estuve hablando con mi amigo Manolo sobre los problemas que tiene como mayor de 45 años para acceder hoy día al mercado laboral, cada día más competitivo y que está llevando a un sector de la población a quedarse fuera, ser invisibles en un mundo donde si no produces y consumes eres un cero a la izquierda.

Me comentaba mi amigo con honda preocupación que ¡en tres años! sólo había trabajado un mes uno de los veranos para hacer una sustitución y para de contar. Dice que se ha preparado, se ha reciclado laboralmente y ha hecho muchos cursillos pero que no le han servido hasta la fecha para encontrar trabajo aunque se ha reciclado. Me dice que hay muchos compañeros como él, con edades similares a la suya, que tienen el mismo problema. ¿Dónde nos van a coger para trabajar si los prefieren jóvenes y las empresas reciben bonificaciones si los contratan? ¿Cómo vamos a cotizar si no nos dejan trabajar? ¿Qué tipo de pensión vamos a poder recibir si no podemos cotizar y se nos acaban las prestaciones sociales?

Le escuchaba y una congoja me subía al alma. Recordaba cuando uno tenía treinta y pocos años y emprendí un camino difícil que salió fructífero pero también pudo resultar al revés y yo me encontraría ahora en su situación, haciendo cursillos sin remunerar o trabajando como comercial a comisión sin contrato en vete a saber dónde. Gastando suelas en calles, puertas y ventanas sin amor. Un tipo del antiguo Inem, hoy Servef, me dijo claramente en mi cara que si no conseguía lo que me proponía tenía difícil entrar en el mercado laboral y…en ese tiempo no tenía aún treinta y cinco años. Eres mayor, me decía ¿mayor…?

Otro buen amigo, Antonio, también mayor de 45 tampoco encuentra trabajo, ha agotado las prestaciones sociales y tiene que buscarse la vida como puede. ¿Cómo no se va a buscar la vida la gente donde pueda, léase economía sumergida, si con las prestaciones sociales (quien las tiene) no puede mantener a su familia y tiene el vicio de comer todos los días y la ética moral de pagar sus deudas y tratar de salir adelante con su familia. Y luego algunos políticos casi llaman “delincuentes” a los trabajadores por defraudar y trabajar sumergidos. Estos señores/as con sueldos de tres mil euros mensuales mínimos no ven o no quieren ver que muchos trabajadores son pobres con su sueldo, los que trabajan, porque otros muchos sólo tienen prestaciones, quien las tiene.

Veo que pocos políticos hablen de este importantísimo colectivo, atenazado por el paro y la falta de expectativas laborales y de futuro a pocos días de las elecciones generales para elegir nuevo gobierno y presidente. Sólo le he oído al socialista Pedro Sánchez hablar de este núcleo de población para salvaguardarlas de su situación hasta que lleguen a los 55 años y puedan acogerse a las pensiones de prejubilación en caso de no conseguir trabajo.

Estamos volviendo invisibles a un colectivo de españolas/es que estén en edad de trabajar y quieren hacerlo, tienen experiencia y son mujeres y hombres responsables que aportan eficacia y experiencia a las empresas.

Ojalá los políticos y las empresas no les dejen de lado pues si no estaremos dando la espalda a un colectivo de ciudadanos, cada vez por desgracia, más numeroso, que espera respuestas positivas para trabajar y solucionar sus historias particulares y aportar al panorama colectivo.

Francisco Gómez