Archivo de la categoría: Lectura

Elvira Sastre en La Dignidad de la palabra 2019

Vídeo

Anuncios

Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler

Vídeo

LA BELLEZA AMOROSA, por Francisco Gómez sobre 4º sin ascensor de Esther Abellán y Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler.

Estándar

 

El 10 de enero asistí a la presentación en la librería 80 mundos de Alicante de los números 5 y 6 de la colección Lunara plaquette de poesía, dirigida por Carlos Javier Cebrián, de Ediciones Frutos del Tiempo.
Los poemarios “4º Sin Ascensor” de Esther Abellán Rodes y “Lágrimas de sombra” de Mariano Sánchez Soler son de una belleza amorosa suma. El segundo el amor desde el dolor de la pérdida y el duelo y el primero la resurrección por el amor que cambia los caminos. Hasta el espacio que se habita. La ciudad, escenario de los dos textos. Desde la sombra y la luz.
La colección Lunara poesía plaquette comenzó su andadura en mayo del pasado año cuando se cerró el ciclo “La dignidad de la palabra” en el Gran Teatro de Elche con poemarios de los miembros de Frutos del Tiempo, An Yi Campello, Pedro Serrano, Manuela Maciá y Carlos Javier Cebrián. Ahora continúan con estos textos poéticos que encierran mucha verdad y sentimiento amoroso desde las orillas de la esperanza y la pérdida.
Esther me ha sorprendido. Sus poemas están atravesados de abrigo e imágenes desde la ciudad herida por los amaneceres, la luz dorada y la indiferencia.

LA CIUDAD de los buenos días
cómo si no pasara nada.

……..

No sabe que en las calles existe un secreto.
Dos locos que bailan
mientras el tráfico y la soledad
buscan supervivientes en los portales

………..

Las calles seguirán caminando,
el asfalto reclamará nuestros nombres,
sabremos que la eternidad existe
en un pequeño edificio

Arquitectos del paraíso
sobre los huesos,
supervivientes en una ciudad
demasiado fría.

¿Qué decir de Mariano Sánchez que no se haya dicho ya…?
Escritor, con especial dedicación a la novela negra. Periodista, especializado en temas de la transición y la familia Franco y poeta. Su antología “Fuera de lugar”, (1971-2000), publicado por el Gil-Albert permitió descubrirlo como el gran escritor de versos que es. “Lágrimas de sombra” surge tras “Desprendimiento”, un enorme texto elegíaco dedicado a su pareja Ana Paula, como él mismo dice en la dedicatoria, junto a sus hijas, Marina y Júlia.

Contiene poemas que me traspasan, como “Hospital”

Otro golpe brutal,
naufragio que despierta
nuestro dolor más claro.
Solo queda vivirnos
en las horas intensas
sin hablar del mañana

……….

De “En silencio”, su final

pues vivir es morir
simulando en silencio

El duelo que vive en su segunda parte, como bien describe “Aprendizaje”

Aprender a vivir
sin tu manera dulce
de decirme te quiero.
Aprender a vivir
con el alma en la piel
de la muerte constante,
con tu ausencia invencible;
después de tanto tiempo
y tanto amor en lucha
………

O la esperanza que se abre paso tras el crudo invierno en la tercera parte, como sugiere “De repente”

Tras derramar
todas las lágrimas,
sin esperar,

de golpe,

inesperadamente,
se abre paso
la vida

El editor de la Lunara poesía plaquette comentó que “publica lo que le da la gana” pero uno sospecha que sabe muy bien lo que hace y a quién publica y el aliento y la calidad poética no los pierde de vista. Anunció que en mayo habrá dos nuevos textos de dos poetas que hace tiempo no publican y a quien uno guarda mucho cariño y devoción por sus versos: Juan Lozano y Juan Ángel Castaño.
La alicantina librería 80 mundos, dirigida con nuevos bríos por Sara Trigueros, Carmen Juan, Marina Vicente y Ralph del Valle estaba llena hasta la bandera para asistir a la presentación de estos poemarios. Muchos amig@s allí. Sergio Gadea, José Luis Ferris, Antonio Zapata, David Matuska, Pedro Serrano, Milagros Maciá y muchos más en una fiesta de la poesía y las letras que no olvidaré.
Seguiremos con atención esta colección que ha empezado con fuerza y calidad.
Por cierto, el vino y los bombones, de categoría. Medio cenao a pesar del catarro salí.

Francisco Gómez

Texto de presentación de 4º sin ascensor de Esther Abellán y Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler, por Javier Cebrián

Estándar

PRESENTACIÓN de 4 º SIN ASCENSOR DE ESTHER ABELLÁN RODES Y LÁGRIMAS DE SOMBRA DE MARIANO SÁNCHEZ SOLER. Colección Lunara-plaquette, Cuadernos de poesía. Ediciones Frutos del Tiempo.

“ la delicadeza de lo mínimo”

Francisca Aguirre.

Yo, como dice Francisca Aguirre, creo en lo mínimo, en su delicadeza, y estas plaquettes son por una parte mínimas, pequeñas, y por otra delicadas, como si fueran unas delicattessen, así lo creo y así son los seis números de esta colección.

Creo bastante menos en la poesía con Mayúsculas. Creo en la emoción y en la amistad. En este mundo literario tenemos la tentación de pensar que nos rodean las reyertas, las disputas intelectuales y de estilo, la envidia, el ego, el menosprecio a los demás, a otras maneras de hacer, poniendo en duda no solo su valía sino su propia existencia, un mundo inundado de puristas o de poetas cukis como dice el otro… Pues bien yo en este mundo he conocido a mis mejores amigos, a gente maravillosa como Esther y Mariano, a grandes poetas, medianos, pequeños, malos y rematadamente malos… También he conocido a capullos irredentos y a capullos que no saben que lo son, pero puedo decir que he conocido a más gente estupenda que a cretinos.

Y creo, además, en la poesía, en la literatura, no exentas del yo, que nacen desde el adentro, en la visceralidad, en lo íntimo, pero también en el conocimiento, en la reflexión, en lo universal, creo en toda forma de poesía, si me gusta y si me llega. Creo en la poesía que entiendo, y si no la entiendo en la que me emociona, o conmueve. Creo en estos momentos de celebración rodeado de amigos, de libros, y por supuesto de poesía. Estos momentos que me incitan a seguir aquí, si no escribiendo sí editando, leyendo, escuchando. Me divierte elegir a las personas a las que le voy a publicar, maquetando los libros, eligiendo los colores de las cubiertas y las ilustraciones, incluso me divierte corregir las pruebas de impresión, cazar las erratas, aunque siempre se escape alguna, y disfruto tanto cuando recibo los paquetes de la imprenta con las nuevas criaturas, tanto como si fueran mis propios libros, disfruto de su descubrimiento, de su olor, de su tacto, me emociona.

Hoy presentamos dos poemarios emocionantes, que celebran la vida, ambos, de manera distinta, desde la pérdida y desde el encuentro, desde el gozo y desde el dolor, con verdad, con sentimiento, con delicadeza, sin ocultar la muerte ni sus consecuencias, que nos hablan del amor, ese artefacto que mueve el mundo…

En el caso de Esther me decidí a pedirle que publicara conmigo, porque sí, porque me dio la gana, solo hay que conocerla para deducirlo, porque enseguida hicimos amistad y supe de su amor por la poesía, de su convencimiento y además supe de su evolución constante, desde el programa de radio que comparte con otra gran amiga Begoña Rodríguez, Conectados en la noche, un milagro, una rareza emocionante, porque junto con Ángeles compartimos los cuatro unos programas maravillosos y en casa un arroz con Costra un poquito chamuscado…

Y porque este 4º sin ascensor, si somos capaces de obviar a quien va dedicado, nos lleva de la mano del amor sin ambages, con delicadeza, con pasión, con piel, con sexo, ya digo hay que abstraerse del destinatario de este amor casi desbocado… él sabrá perdonarme. Todo sin ocultar, sin soslayar las propias decepciones del paso del tiempo y de la vida, del dolor, como ella misma dice, una reflexión sobre una situación donde el amor lo inunda todo, desde la vida real, desde el pasado hacia el presente…

En cuanto a Lágrimas de sombra me decidí a publicarlo después de leer y conmoverme con Desprendimiento y saber que había poemas que se habían quedado fuera de este, porque en su momento eran quizá excesivamente duros… Y me atreví a ofrecer la publicación a nuestro ínclito y afamado escritor, con ese curriculo que podría haber llenado por sí solo esta plaquette. Dice Mariano que si la poesía sirve para algo es para decir la verdad… Un poemario que seguramente removerá el recuerdo, que escarba en el pasado, en la pérdida y que rescata los poemas más desesperados y directos que excluyó de Desprendimiento, como bien dice, poemas que son como si te clavaran un cuchillo, pero de una belleza conmovedora, y con una esperanza que se atisba, donde nos ofrece una salida, donde se vuelve a topar con ese amor que todo lo inunda.

Ya sabemos que la utilidad de la poesía reside en que no sirve absolutamente para nada… aunque sí sirve para decir verdad, o como decía Jean Cocteau, El poeta es un mentiroso que siempre dice la verdad. Jean Cocteau también dijo, como me enseñó mi querido amigo Juan León sé que la poesía es indispensable, pero no sabría decir para qué. Pues bien, sé que Mariano es indispensable, aunque no sé decir para qué. Lo que si sé, es que a partir de ya considero a Mariano como un gran amigo, siempre dispuesto a enseñarme cosas, a darme la charla, a ilustrarme con su pasión y sabiduría.

En cambio la indispensabilidad de Esther es por carta de naturaleza, per sé, si no existiera habríamos de inventarla, aunque solo fuera para que su creatividad y pasión por la poesía nos alcanzara un poquito.

En definitiva presentamos los poemarios de 2 personas a las que quiero mucho, a una más que a al otro… desde luego, por razones obvias, físicas y espirituales, la lógica belleza de la realidad, de lo obvio…

Y porque como dijo Cesare Pavese

Escribir poesía es como hacer el amor, nunca se sabrá si la propia alegría es compartida.

Y esto sirve también para la edición. En todo caso os comunico mi gran alegría, hoy, espero que esta sea totalmente compartida y si no, después tenemos vino, rosquillas y bombones…

Elche y Alicante, Librería 80 mundos, 10 de enero de 2019.

Vídeo de Juanjo Cervetto