Archivo de la categoría: Novedad

Las ideas muerden, de J. Seafree y Antoni Miró, Presentación

Estándar

el próximo viernes, 9 de junio, a las  20:00 horas, en la Biblioteca Municipal – Casa de Cultura de  ALTEA (Alicante),
JOSEP SOU y J. Seafree presentarán el libro “LAS IDEAS MUERDEN”.

Nº 18 de la colección Papeles para  mirar, ed. Babilonia – encuadernación en tapa dura – más  de 120 páginas con imágenes del  pintor alcoyano ANTONI MIRÓ,  junto  a  poemas de J. Seafree – extenso prólogo de Josep Sou.

 

 

Anuncios

Novedad. JUAN GIL-ALBERT Y LA POESÍA ESPAÑOLA DEL SIGLO XX de  MANUEL VALERO GÓMEZ

Estándar

XVI PREMIO “Gerardo Diego” de Investigación Literaria 2016

Coedición: Fundación Gerardo Diego y Pre-Textosunnamed

La obra de Juan Gil-Albert (Alcoy, 1904–Valencia, 1994) destaca en diferentes géneros literarios. La narrativa, la poesía o el ensayo histórico forman parte de su producción. El volumen que el lector tiene entre sus manos pretende abordar la inestimable presencia gilalbertiana a lo largo y ancho de la poesía española del siglo XX. No obstante, y como ha señalado el jurado del XVI Premio Internacional Gerardo Diego de Investigación Literaria, estamos ante “la recuperación de una figura señera de la poesía española, admirada, considerada, editada y leída, pero difícil de ubicar en una generación”. Ya es sabido que, a principios de los años setenta, Gil-Albert pasa de ser un escritor silenciado a un maestro canonizado por los premios literarios, las instituciones y la atención de los más jóvenes. Las siguientes páginas presentan un estudio científico de su escritura –según palabras de Francisco Javier Díez de Revenga, presidente del jurado– de un modo “sereno y reflexivo, riguroso, exento de hagiografía, capaz de acercar la hondura, las resonancias y la belleza de la obra de un poeta que recorrió el siglo XX”.

Manuel Valero (Alicante, 1986) es doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Granada y licenciado en Ciencias de la Información. Su labor investigadora se centra sobre todo en la literatura contemporánea. Ha colaborado en revistas especializadas. Su último trabajo es el resultado de casi una década de labor intelectual dedicada al estudio de Juan Gil-Albert. Por otro lado, y en cuanto a su faceta poética, ha publicado Seis sonetos para Samia (2008) y Café Montparnasse (2012), así como las plaquettes Silvas encontradas (2012) y Dios, la noche y los jazmines (2013). Noche entreabierta (2015), su último poemario, ha salido de las prensas recientemente gracias al III Premio de Poesía Joven La Manzana Poética. El año próximo verá la luz Hijos del cometa Halley, galardonado con el XV Certamen Internacional de Poesía Joven Martín García Ramos. Su obra ha sido incluida en diversas revistas y antologías y galardonada con varios premios.

Semana Bagatelas 2. Entrevista A Carlos Javier Cebrián por Ada Soriano

Estándar

Carlos J. Cebrián: ‘Si volviera a nacer querría ser músico. Nada me emociona más que la música’14907148_1801910206751588_6583887468890866894_n

Bagatelas, de Carlos Javier Cebrián, es un libro sereno, equilibrado, sin adornos retóricos y escrito con frescura y honradez.

Carlos Javier Cebrián nació en Salies de Béarn, Pau (Francia) en 1965. Desde 1975 reside en Elche. Además de poeta y escritor, es editor y miembro de la editorial Frutos del tiempo y presidente del blog del mismo nombre que publica esta editorial.

Es autor de seis libros de poesía, dos conjuntos de relatos en libros colectivos y, en digital, de una poesía reunida titulada Humo que se va (1984-2008). También posee una colección de artículos de opinión publicados entre 2004 y 2008 bajo el título Cosas mínimas.

Recientemente se ha publicado su libro Bagatelas, cuyo tema principal es el amor no exento de erotismo.  Asistimos a una celebración plena de la vida, donde se incluyen momentos dolorosos y no falta la crítica a las rutinas académicas de la poesía. Es un libro sereno, equilibrado, sin adornos retóricos y escrito con frescura y honradez. Bagatelas ha sido calificado como un libro fronterizo, pues sus textos se pueden leer como poemas en prosa o como narraciones breves.

He tenido el placer de hablar con Carlos y elaborar esta entrevista junto con José Luis Zerón Huguet.

 

 

— Javier, hay quienes afirman que escriben cuando se sienten felices. Otros, cuando se encuentran sumidos en el desasosiego.

— En mi caso, ni una cosa ni la otra. Escribo cuando creo que tengo algo que escribir o decir. Tampoco lo creo necesario en su absoluto, es decir, que tampoco es una necesidad. Simplemente escribo porque quiero, pues se trata de una querencia, de un placer o de una expiación de un dolor, de un recuerdo, qué sé yo.

— Tú has escrito que publicar un libro es “un ejercicio de majestuosa contradicción” y “un hecho milagroso”. ¿Qué añadirías a estas afirmaciones?

— Estas afirmaciones son de un artículo que publiqué en 2005, cuando vio la luz mi poemario Celebración del Milagro. Se  referían a la sensación empírica en la arribada de un libro recién editado. No encuentro adjetivos más apropiados: contradictorio y milagroso.

Es lo que creo. Podría haber buscado sentencias más contundentes; me refiero a la heroicidad de escribir y publicar en estos tiempos oscuros, pero eso me aburre.

— De los escritores con los que te identificas y que no has llegado a conocer personalmente, ¿con cuál de ellos preferirías mantener una conversación?

— Con tantos… Por ejemplo con Claudio Rodríguez, con Ángel González, con Herry D. Thoreau y, otra vez, con José Hierro, al que sí conocí.

— Tu libro Bagatelas, recientemente publicado por ediciones Babilonia, se consolidó en 2003. Transcurridos trece años, ¿sigues reconociéndote en su contenido?

— Absolutamente no. Se trata de soltar lastre. Pero sí que atisbo a quien lo escribió y lo vivió, que ya no soy yo, claro.

— Dicho libro está a medio camino entre el poema en prosa y el  diario. ¿Estás de acuerdo?

— Totalmente. De eso se trataba y se trata. Un diario de a bordo. De todos mis poemarios este es el que respira un aliento más clásico, más formalista, y eso precisamente, en el contexto de mi poesía, lo hace el más experimental, porque sin salirme de ese egocentrismo que me caracteriza -hay quien lo llama “autobiografismo”… doctores tiene la poesía…- en él intento una indagación de mayor hondura,  más reflexión. Pero sí, siempre a modo del relato del diario acontecer, sin duda.

— Se percibe en Bagatelas un interés por todo lo que se considera nimio o trivial. De ahí su título. También se puede hallar el misterio en lo mínimo y en la revalorización del tópico.

— Dónde si no…  permitidme ser un poco presuntuoso al autocitarme: En esa prolijidad de lo minucioso reside el enigma de nuestra vida.

— Tu poesía transmite una experiencia íntima y personal a la vez que un deseo de cambiar el mundo…

— Un deseo no… una necesidad, creo.

— En 1990 nace Frutos del Tiempo de la fusión de dos grupos literarios: Frutos secos y Ediciones inauditas. ¿Cómo surgió esta idea?

— Mejor juntos que separados si somos amigos, ¿no? Éramos dos grupos  distintos, pero todos amigos al fin  y al cabo y, aunque no nos considerábamos una generación ni compartíamos una estética común, decidimos aunar esfuerzos. Eramos jóvenes y valientes.

— No es frecuente encontrar un blog colectivo. ¿Quiénes lo formáis?

— Bueno, en realidad el blog soy yo… suena bien, así tan egocéntrico. Ahora mismo Frutos del Tiempo somos tres personas: Ángeles Campello, Pedro Serrano y yo, que administro el blog, twitter y Facebook, todo enlazado. Me parece asombroso el alcance de todo esto; nuevos tiempos para la lírica… pero el blog somos mis amigos, los colaboradores, todo aquello con relación a la literatura, el arte, el cine, la música,  que me gusta y emociona.

— En el blog hay una gran variedad cultural, y lleva a cabo una labor editorial, con bastantes libros publicados.

— Como decías antes, estamos publicando desde 1990. Ahora esa actividad es menor, pero seguimos editando libros que nos gustan o que nos parecen únicos, por no decir raros… pero estamos más centrados en la realización de eventos -como se dice ahora-culturales: ciclos de lecturas, videoperformances -como también se dice ahora- conciertos, etc.

— Como escritor posees en tu haber varios libros. ¿Cómo surgió tu vocación literaria?

— Si te digo la verdad, no me acuerdo muy bien. En mi casa no había libros. Yo quería tocar la guitarra, y hacía cancioncitas… No leí mi primer libro hasta los 17 años, creo, La Metamorfosis de Kafka, por un trabajo de Lengua y Literatura en el Instituto.

Creo que se lo debo a un incalificable profesor de Literatura que tuve en 3º de BUP, Daniel Ruiz, que me descubrió la poesía, el teatro, la narrativa, de manera ecléctica, alejada de las academias y los laboratorios y cercana a la vida, heterodoxo como él solo. Él lo consiguió, él tuvo la culpa…

Más tarde le debo mi vocación a Gerardo Irles y a Juan Ángel Castaño y a la Universidad  Popular de Elche, y, sobre todo, a las letrillas de mis canciones y a mi incapacidad  total y desafinada, para el solfeo, que me hizo abandonar el Conservatorio y a mi vagancia crónica, por supuesto.

Pero sí. Yo si volviera a nacer querría ser músico, en serio. Nada me emociona más que la música… En fin, eso ha ganado el mundo de la música y ha perdido el de la literatura.

FIRMA

Ada Soriano

Ada Soriano

Poeta y escritora. Nacida en Orihuela en 1963. Codirectora de la revista de creación literaria Empireuma y colaboradora de la revista socio-cultural La Lucerna. Autora de dos plaquetas y cinco libros. El último, Cruzar el cielo, ha sido editado recientemente por la editorial Celesta. Colabora en MUNDIARIO
programa de mano.indd
programa de mano.indd

Bagatelas, de Carlos Javier Cebrián, Ediciones Babilonia/ Pliegos de la palabra,22

Estándar

001Título: Bagatelas

Autor: Carlos Javier Cebrián

ISBN: 978-84-945601-1-8

Octubre 2016

Colección:  Pliegos de la palabra, 22

Ediciones Babilonia

http://www.edicionesbabilonia.com/index.php

precio: 10 euros (incluidos gastos de envío)

 

pedidos:  <babiloni56@gmail.com>

 

REGIÓN ÍNTIMA.

En esta región íntima que delimita el estado de nuestras

cosas, nuestra nación o patria, según convenga entenderlo. En

esta región, decía, abrupta y cruel, te llevo adentro, como un

fuego que abrasa en el interior. Y es ese fuego la expresión de

todas las victorias forjadas a pulso, al rojo vivo de la sangre

poluta y derrotada.

No derrames una sola gota de tu sangre por mí, no se

merece tal sacrificio demente. No enarboles el sable asesino en

nombre de mi prédica o mi idea de justicia. Siempre es injusto

impartir justicia a fuego, en mi nombre o en el tuyo. Es cruel

clamar a Dios para decapitar al contrincante. Son las divinidades

estados de oídos sordos, repartidores de libres albedríos, solo

nosotros somos responsables de nuestros insultos y disparos.

No laves tus manos rojas en mis fuentes. No hundas tus filos en

el corazón de mis enemigos.

En esta región íntima que delimita el estado de nuestras

cosas, nación o patria, según convenga entenderlo. En esta

región, decía, abrupta y cruel, se me provoca un odio visceral

insano. Una tremenda sensación de llanto ahogado, en

ausencia de lágrimas.

 

 

 

EDIFICIO EN ABANDONO.

Detengo la mirada en la gran puerta enrejada del edificio

abandonado. Me doy cuenta, al hacerlo, de que lo hago cada

mañana, desde mi asiento, a través de los ventanales que me

cercan. Me encamino hacia la puerta y miro al interior de la

construcción en desuso, agarrado a los barrotes casi

carcelarios. Parece un patio penitenciario, pero no lo es. Adentro

se genera un silencio concluido en soledad, en víspera de

demolición. Los brotes bárbaros de gramal asaltan el recinto. La

maleza como metáfora del abandono. Puede escucharse un

residuo de vocerío –casi inaudible- en el eco, como huella de

rancia y esotérica pervivencia. Las voces de otros días ya

lejanos. Los vocablos y la algarabía de la actividad de antaño

que colonizaban el patio, los hangares, los almacenes. El

insólito y remoto lenguaje del comercio que aquí se

acostumbraba.

001

De exilios y Moradas, Por Octavio Ferrero en Opticksmagacine

Estándar

http://www.opticksmagazine.com/verNoticia.php?id=172

 

 

Fotografía. Lorena Aniorte Pagán

Fotografía. Lorena Aniorte Pagán

Vivo convencido de que es el amor el que mueve el mundo. Algo positivo que va mutando conforme el tiempo pasa y las personas toman caminos, esquivan oportunidades y tropiezan con recodos que nunca estuvieron en el lugar en el que debían estar.

Hace algunas semanas recibí el último libro de José Luis Zerón Huguet, el poemario titulado De exilios y moradas, publicado por Polibea en su colección El levitador. Siempre un motivo de alegría recibir noticias de Zerón.

Con un interesante prólogo de Alberto Chessa y las imágenes captadas por José Luis Rayos en la retina, es un surrealista como André Breton quien da el avance, “La literatura es uno de los más tristes caminos que lleva a todas partes”, antes de comenzar a leer Moloch, el poema que ejerce de anfitrión en este De exilios y moradas: “(…) nos fue dado el poder/ de alumbrar lo que no ha sido, y de ver/ con inocencia el festivo ajetreo/ de lo invisible/ urdiendo perpetuamente,/ perpetuamente hilando/ la apariencia y sus fantasmas.”

José Luis Zerón hace de la práctica surrealista algo tangible, dándonos herramientas para derribar los muros que algún día nosotros mismos construimos sobre un inespecífico llamado vida. Leemos en Exilio: “Tu inhóspita misión/ consiste en arrasar/ los refugios que levantaste/ contra lo desconocido”.

Seguimos el camino de De exilios y moradas a través de cuatro secciones o capítulos. El ruido del mundo, Le dur désir de durer,Razones del corazón y Hic et nunc.

Quizás sea en la interfase dedicada al corazón, la que describe justo antes del aquí  y el ahora, e inmediatamente después del deseo de permanecer, donde Zerón se manifiesta de manera más clara, y nos expone sus razones más caprichosas, que son también las más profundas. “Agotada la esperanza/ qué acogedora su mirada inquieta.”

Y es desde ese convencimiento, el de que el amor es base primaria y esencial, desde donde se percibe el material imposible y verdadero del que está urdido De exilios y moradas. “Superviviente de tantos sueños/ inalcanzados, / tú que amas la inocencia”. Recita Zerón a su hija.

Reconozco la emoción con la que encontré un poema dedicado a mi persona en este libro.  Tiempo y memoria forma parte de ese ruido del mundo, del preliminar, del conocimiento del que sólo se puede desprender, como si de un albornoz se tratara, quien está en el secreto. “La torre de la memoria está en llamas.”, anuncia Zerón. Y yo aprendo con cada verso a rescatar esperanzas de las ascuas. Gracias José Luis.

Novedad, Pues tú me eliges el veneno de Julio Soler

Estándar

Autor: Julio Soler Izquierdo

Título: Pues yú me eliges el veneno

Colección: Peces solubles (en colaboración con Ediciones Frutos del Tiempo)

ISBN 13: 978-84-88170-75-0

Abril 2016

precio 12 euros.

portada y contra peces solubles

13147758_1074605805945691_5658751767593185526_o