Archivo de la categoría: opinión

LADRÓN DE FLORES, por Francisco Gómez

Estándar

Uno teme la llegada incógnita del último día cuando se acaben las urgencias temporales y tenga que presentarme ante las altas instancias no terrenales (uno sigue en la creencia de cosas que hoy parecen anticuadas, fuera de este tiempo rápido y líquido) y se presente ante las puertas del Cielo, más allá del azul, hoy misterioso, ante la presencia de Pedro, el guardián de las llaves, el poseedor del pasaporte a la vida después de esta vida y me diga admonitorio:

-¡Qué has hecho, hijo mío…!

Y uno (no sabe ya si con cuerpo mortal, brazos piernas, ojos, pecho y todos nuestros aditamentos) pueda resoplar preocupado por la suerte que le toque y la preocupación en el semblante (si aún lo tengo, no sé…) por la incierta posibilidad de no traspasar los umbrales que abran las puertas para estar con quienes más ansío por toda la eternidad. ¿Suena largo esto de la eternidad, in secula seculorum? ¿Qué haremos con tanto tiempo libre…?

Trataré de explicarle que cometí un pecado grave por amor a mi amiga que se fue antes que uno. (Tantos pecados hemos pertrechado ya, tantos que no sabemos si caben en los pelos de nuestra cabeza aún con cuero cabelludo). Sí, sí… ¿os acordáis de una cosa que se llamaba o llama pecado y conciencia de culpa que antes se llevaba cuando creíamos en ellas más que en los horóscopos, los designios del tarot, las constelaciones familiares y toda la ralea que hemos sustituido porque el hombre parece que siempre necesita mitos, leyendas, historias para guarecerse ante la llegada de la noche y sus misterios, silencios y preguntas que necesitan respuestas. Respuestas para no caer en desalientos ante el sinsentido, el absurdo, los juegos burlescos del azar…

Le diré al pescador de hombres que lo siento, lo siento. Sí, cometí, cometo, he cometido pecado grave de desobediencia, rebelión y si me quedan lagrimales en las ventanas, le pediré que me deje entrar, que no quede fuera, como el tríptico de “El jardín de las delicias” donde los justos y puros y buenos entran y los pecadores, los indignos, libertinos, malvados y canallas se dirigen con desesperación al reino de Hades, aferrándose con angustia y las uñas destrozadas a los últimos resquicios de esperanza con destino al abismo.

Le discutiré con vergüenza y arrobo que lo hice porque me dolía ver la tumba de mi amiga sin flores. Sí, es cierto, tienes toda la razón. Quité flores de difuntos recién idos para ponerlos en los jarrones secos, mustios y aletargados de mi amiga. Me duele la rapidez de ver cómo olvidamos, cómo los que fueron y significaron, dejan de estar en nuestras agendas cuando marchan al otro lado. La agilidad de nuestra memoria para pasar página en estos tiempos fugitivos, alados que no esperan a nada ni nadie. Cómo caen los símbolos y casi nadie los recuerda porque no hay tiempo para detenerse. Que allí sólo hay huesos y nada más. Muchos siguen sin entender nada… Así giran hoy las cosas…

Le diré que a pesar de mis nulos méritos y escasas capacidades, no dejé de creer a pesar de todo. Pero no podía soportar la tumba de mi amiga olvidada, desangelada, sin el colorido de las flores que adornen su estancia junto a su querida madre, que tanto y tanto la quiso tras su marcha y uno fue testigo de amor de aquella buena y sentida señora. Y sí, se las quité a otros, que tenían muchas y ya procuraba uno que no se notase en demasía la carencia de algunas en sus tumbas.

Los ojos de arriba habrán visto muchas veces mi caminar entre la niebla de este pobre hombre en ruinas por este vía crucis sentimental que cada día es más largo, con más paradas para hablar con quienes estimo y anhelo que me esperen tras el azul maravilloso y mediterráneo del misterio.

Si tengo suerte y el guardián celestial comprende pues antes que santo y jerarca fue hombre, que pasaría las suyas por Galilea, me arreará un pescozón en la nuca (suponiendo que uno la mantenga) y diga con una sonrisa de sorna:

-Anda, tira “pa” dentro. ¡Menuda pieza estás hecho! A ver a tu amiga y a los que te esperan ahí dentro. No sé si te lo mereces pero venga que hay más esperando…

Y con los ojos arrasados espero entrar para ver cómo es todo aquello mientras los que amo, estarán ahí. Esperando. Incluida mi amiga a las que tantas flores puse porque uno no olvida y siempre recuerda.

Francisco Gómez

Anuncios

La Universidad desconectada, por Francisco Gómez

Estándar

No sé ustedes, amables lectores, pero uno percibe, siente, piensa que la Universidad Miguel Hernández de Elche, Orihuela, Altea, San Juan, no está tras algo más de 20 años de estancia en “la city que al cielo mira” implicada de manera suficiente en el tejido social, económico y vital de este pueblo con casi 230.000 almas.
Elche cuenta ya desde hace varios años con tres universidades; el CEU, la UNED y la universidad Miguel Hernández con campus propio a lo largo de la Avenida de la Libertad y muchos edificios y departamentos universitarios en este recinto con especial vocación científico-técnica sin olvidar carreras de las llamadas de Humanidades. Cientos de profesores y miles de estudiantes, pero su presencia no se nota en demasía en la vida social y cultural de “la city”. La llamada vida universitaria apenas se advierte entre sus calles, pubs y cafeterías. Uno observa que cientos de alumnos van y vienen, vienen y van, sobre todo en los trenes de cercanías hasta Alicante o Murcia, al igual que los docentes que tampoco viven por aquí. En mi opinión, son pocos los que pernoctan y hacen su vida en el roal salvo quienes viven en pisos de estudiantes. Menos todavía los que acuden a presentaciones de libros, exposiciones de pintura, fotografía, participan en las fiestas locales, van al teatro e incluyo aquí a muchos profesores. En una modalidad que en algún artículo anterior, denominé como “los nuevos bárbaros”, chavales y tutores que se entusiasman por su materia, su rama especializada del saber y se desentienden de lo demás.

Sí, es cierto, la Miguel Hernández realiza actividades culturales dentro de su recinto, tiene la Universidad de la experiencia pero a nuestro entender son pocos los ilicitanos que se acercan a verlas y disfrutarlas y viceversa. Es duro entender cómo tras 20 años de estancia en “la city” la Miguel Hernández no tenga un espacio físico que la represente aún en el centro de la ciudad, como así ocurre con la Universidad de Alicante en plena Explanada, en el Paseo Castaños. Sabemos que pretenden adquirir las instalaciones de la Primera Planta del Gran Teatro (el antiguo Casino) pero la pasta es la pasta y no llegan a un acuerdo con la Fundación Caja Mediterráneo= Banco Sabadell para comprar este enclave y potenciar su presencia en pleno corazón de Elche. El objetivo es poner en marcha un centro cultural en el campus de notables dimensiones y realizar actividades de los estudiantes y los agentes culturales que trabajan aquí, pero ¿para cuándo…?, ¿logrará atraer a escritores, músicos, artistas, cineastas y demás grey a sus instalaciones…?
Las preguntas son muchas y las repuestas las traerán los días y las posibilidades.
Mientras tanto, también contamos y los pasos ya se están dando, en desarrollar la colaboración técnico-empresarial entre Ayuntamiento y Universidad para crear un parque tecnológico, estilo Silicon Valley, en el polígono industrial de Torrellano-Saladas y diversificar cada vez más la industria del calzado y auxiliar, que en estos momentos ocupa el tercer puesto en empleos para la población activa. La diversificación en una city industrial y trabajadora como es Elche se antoja una cuestión básica y los movimientos se están dando. Veremos frutos en forma de empresas y logros. Todo a su tiempo pero como vemos la pasta siempre marcha por delante y la cultura es la bonita guinda que trata de adornar el pastel con que “vendemos” nuestro universo.
Pero la implicación social y cultural de la universidad Miguel Hernández es, tras más de 20 años, una asignatura todavía pendiente sin aprobar ni manera de resolver.

P.D: La city se mueve este año del Señor de 2018 en niveles de primera categoría en el aspecto cultural. La concejalía de Cultura ha echado la casa por la ventana en la vertiente literaria y musical. En coordinación con la asociación cultural Frutos del Tiempo pondrán en marcha el tercer ciclo de literatura “La dignidad de la palabra” con la presencia el próximo 8 de febrero del afamado poeta Luis García Montero con nuevo poemario bajo el brazo. Le seguirá el jueves 1 de marzo la también poeta, ensayista y traductora Olvido García Valdés y el 12 de abril, el también poeta murciano, enorme, en nuestra opinión, Eloy Sánchez Rosillo. Para continuar el 26 de abril con una de los más grandes narradores de la literatura española actual, Luis Landero. El ciclo se cerrará el 3 de mayo con la presentación de la nueva colección de Frutos del Tiempo, “Lunara plaquette”, cuadernos de poesía con obras de Manuela Maciá, Pedro Serrano, An Yi Campello y Carlos Javier Cebrián. Todos los actos tendrán lugar en el recibidor del Gran Teatro a partir de las 8 de la tarde, en pleno centro. Esperemos que el público ilicitano y foráneo responda para escuchar y disfrutar con estas plumas de la Primera División de las letras española, muchos de ellos con premios en sus mochilas como el Nacional de Literatura y el de la Crítica, entre otros.

No sólo de letras vive el “homo cultural” pues desde el 25 de enero, Elche está reviviendo “La movida de los 80”. Empezó en los cines Odeon con el film de Beatriz Pérez Aranzabal, “De un tiempo libre a esta parte” y siguió el 27 de enero con el concierto de Jaime Urrutia, alma de Gabinete Caligari en la Lonja de Altabix. Seguirá la música ochentera el 9 de febrero con el El Gran Wyoming y Los Insolventes, para continuar con Javier Gurruchaga y la Orquesta Mondragón el 19 de marzo y Pablo Carbonell y los toreros muertos el 14 de abril, también en la Lonja Cultural.

La gran música de los 80 no se acabará aquí pues Los Secretos darán un concierto en el Gran Teatro el 17 de febrero dentro de su gira por el 40 aniversario del mítico grupo, a quien seguirá Manolo García el 28 de abril en la Rotonda del Parque Municipal. La movida cerrará el ciclo musical el 23 de junio, también en la Rotonda, con un tributo a Héroes del Silencio y Mecano.
Además el Museo de Arte Contemporáneo del Raval (MACE) ha preparado una exposición sobre la efervescencia musical de los 80 que podremos disfrutar hasta el 22 de abril. En este escenario, el 22 de febrero los escritores y poetas Julio Soler, Jesús Zomeño y Juan Lozano, junto a otros letraheridos de Elche y Alicante ofrecerán un recital con sorpresas seguro sobre “la generación poética de la espontaneidad. Culminará con una mesa redonda sobre fanzines, cómic y ilustración de los 80.

Oferta literaria y musical de primera categoría para ilicitanos, foráneos, estudiantes y profesores en un movimiento cultural de altas olas poco visto en “la city”. La respuesta y el juez la tiene el público cultural. Esperemos que mayoritaria. Observaremos.

Francisco Gómez

Patria e independencia 2, por Carlos Javier Cebrián.

Estándar

PATRIA E INDEPENDENCIA 2

pequeña lección de etimología”

Mi patria en mis zapatos.

El Último de la fila.

La patria del escritor es su lengua.

Francisco Ayala.

Siempre he pensado que, en lo referente al juego literario, es muy importante, capital diría, la elección justa, adecuada, conveniente, precisa, de las palabras. También lo es en otros juegos como los del amor, los de la amistad, los socio-políticos, en definitiva en lo concerniente a las relaciones humanas, de todo tipo, en todos lo ámbitos. La gratuidad de las palabras al final paga peaje en cuanto a su significación, a sus significados, a sus intenciones, en su contexto o lejos del mismo.

Por ejemplo no es lo mismo, si nos referimos al amor, decir: te quiero, te deseo, te necesito o finalmente te amo. Seguramente al expresarnos en cualquiera de estos términos creemos que sí lo son, pero en realidad, tanto en su aspecto etimológico como en el significante, no lo son en absoluto, ni en su contexto ni en su propio objeto. Cualquiera de estas expresiones tiene sus propias connotaciones y características diferenciales, sus propias marcas y sus propias heridas y cicatrices…

En poesía, por ejemplo, una sola palabra, concreta, mal elegida, puede llevar al poema a malograrse. No digamos su efecto en las relaciones sociales o de amistad, en la convivencia, en las relaciones políticas entre naciones o países o comunidades… En las relaciones humanas y geopolíticas en fin. La elección errónea de las palabras puede llevarnos al conflicto, al contraste, a la pérdida, a la confusión, a la violencia incluso. Puede introducirnos en callejones sin salida, nos acerca al abismo, al caos, a la explosión.

Podemos observar en los medios, en las tertulias, en las informaciones, en las redes sociales, en el ideario individual y colectivo de aquí y de allá, cómo se subvierte el significado de las palabras y, a través de ellas, el efecto de los hechos, podemos cerciorarnos de cómo todos nos apropiamos de la terminología y de los significados, interesados primero y después enfrentados, de un misma palabra, de una misma actuación, de una misma idea, ya sea de justicia, de legalidad , de responsabilidad, de culpabilidad, de razón o de razones, o de sus contrarias, en lo individual y en lo colectivo otra vez, de la verdad… en definitiva, manoseada por unos y por otros…

En 2014 escribí y publiqué un artículo titulado PATRIA E INDEPENDENCIA, en el que intentaba explicar el concepto, la etimología, de la primera de las plabras que contiene el título (del Latín Patrĭa, que significa familia o clan, Patris = tierra paterna, Pater = padre. Es decir, Patria es una palabra, o concepto, que designa la tierra natal o adoptiva de los individuos que pueden sentirse ligados por vínculos de origen, afectivos o ideológicos, culturales o históricos. Es decir Tierra natal o adoptiva ordenada como nación a la que se siente ligado el ser humano por dichos vínculos, como dice en su primera acepción el Diccionario de la RAE) al hilo de aquella rabiosa actualidad y que puede extrapolarse al día de hoy como consecuencia de entonces… En la etimología, en el origen de las palabras, casi siempre, reside su secreto, su pertinencia o su osadía. Intentaba también, por otra parte, aclarar que yo no me sujetaba a ninguna bandera y, mucho menos, patria conocidas, venía a decir que esperaba que la patria del escritor -mi patria- fuera mi Lengua, nuestras Lenguas, parafraseando al maestro Francisco Ayala, y declaraba mi propia independencia, mi propia DUI (Declaración Unilateral de Independencia), acrónimo, tan notorio hoy en día. Pues bien, haciendo acopio de equidistancia, si me lo permiten, (dejaremos para otro día hablar de la etimología y significado de la depauperada palabrita) voy a acometer, a propinarles, una pequeña lección de etimología, a modo de exposición, otra vez equidistante, para que puedan comprender, o no, quién sabe, sus fervores y/o sus inclinaciones, sus opiniones, sus palabras en fin, a modo de espejo reflector de su propia realidad y/o irrealidad, de la propia realidad y/o irrealidad que nos cerca y atrapa a todos.

Voy, pues, a exponer la etimología de estas palabritas tan gozosas, tan pizpiretas, en este equidistante artículo, o no tanto quizá, al hilo de lo que hoy he intentado expresar, no ya explicar: INDEPENDENCIA, REPRESIÓN, OPRESIÓN, REVOLUCIÓN y REBELDÍA son mis palabras de hoy… a modo, ya digo, de exposición, reflejo y resumen.

  1. INDEPENDENCIA: raíces latinas: acción y efecto de no estar bajo la voluntad de otro.

in- negación

dependere- colgar de arriba, estar bajo la voluntad de otro, cautivo y que tiene dependencia de otro.

nt- agente, el que hace la acción

sufijo –ia cualidad

Cualidad o condición de independiente, hace referencia a la libertad

  1. REPRESIÓN: del Latín- represio

acción y efecto de reprimir

prefijo re- hacia atrás, repetición

pressus- oprimido, preso

sufijo ión- acción y efecto

Acción de reprimir con violencia una sublevación o manifestación política o social, impedir que un sentimiento, estado de ánimo o impulso se muestre abiertamente, contener por la fuerza el desarrollo de algo.

  1. OPRESIÓN: acción de oprimir.

Ejercer presión (alguien o algo) sobre una cosa.

Apretar demasiado.

Del Latín opressio. oppressionis. Nombre deacción del verbo latino opprimere

prefijo ob- frente a. Raíz indoeuropea: golpear, pegar

  1. REVOLUCIÓN: Cambio o ransformación radical respecto del pasado inmediato, social, económico, cultural, religioso.

Del Latín- revolutio

acción y efecto de dar vuelta de un lado a otro

prefijo re- Hacia atrás

volvere- dar vueltas

sufijo ion. acción y efecto

Cambio violento y radical en las instituciones políticas de una sociedad.

Cambio brusco en el ámbito económico o social o moral de una sociedad.

  1. REBELDÍA: del Latín rebellis, sufijo ia- cualidad

Cualidad de rebelde, se rebela contra el poder o la autoridad, difícil de educar, dirigir o controlar porque no obedece a lo que se le manda.

Resistencia o desafío a la autoridad, desobediencia de una orden, incumplimiento de una obligación. Cualidad del que hace guerra contra la autoridad.

Espero que Vds. mis improbables y queridos lectores sepan perdonarme la osadía y al fin puedan extraer sus propias conclusiones, acerca de la importancia de las palabras, en este mundo incierto y deslenguado. Así lo desea…este equidistante articulista.

Carlos Javier Cebrián, escritor.

Director de Ediciones Frutos del Tiempo Asociación Cultural de Elche.

EL ESTADO DE ÁNIMO DE LOS DEL ELCHE CLUB DE FÚTBOL, Por Pere Vicente Agulló

Estándar

http://www.diarioinformacion.com/opinion/2017/05/25/animo-elche-club-futbol/1898293.html

 

Para opinar sobre algo de lo que opinan todos los expertos (cada aficionado al fútbol suele ser un entendido en la materia, parece saber más que los técnicos de su equipo), a veces, es oxigenante captar el punto de vista del profano (el mío); desde algo de distancia se puede ver una imagen o situación mejor que si tenemos los ojos pegados a ella.
La situación del Elche, por lo que voy percibiendo, es: pésima, preocupante, catastrófica, desastrosa, de estado crítico, de enfermo en la UCI… y demás adjetivos que no incitan precisamente a la alegría. Por lo visto, el asunto es grave y aquí, de lo que se trata es de buscar culpables para saber a quién hay que crucificar.
Pero ¿quienes son -o somos- los responsables de esta tribulación colectiva?, ¿quién es “el Elche”?: ¿Son los dirigentes hipercriticados y maldecidos por su nefasta gestión?, ¿los jugadores, esos presionados, cual gladiadores, a los que les pedimos el sacrificio final para “que nos salven del infierno horrible del descenso”?, ¿o quizá los paganos aficionados (contribuyentes) que no están adiestrados para derrotas ni vacas flacas y que actúan como un tornado emocional que se dispara para la alegría o para lo contrario?; ¿o también los medios, que amplifican la importancia de la temática: la tarea de estos profesionales del deporte (o más bien decir sólo del fútbol; y tampoco del juvenil ni del femenino que apenas lo mientan) está basada en no dejar de echar gasolina (provocarnos alegría o frustración sin apenas término medio; obviando que esto “debería ser” un deporte; oí quejarse a Toril de eso) al incendio emocional colectivo.
Por tanto, si dividimos las culpas, y los del Elche somos todos (o casi)… pues casi nadie nos libramos de una porción de culpa en este drama de finales de mayo de 2017.
¿Porqué percibimos esta realidad de forma tan trágica?, ¿se acaba el mundo si se desciende donde Murcia y Alicante están?, ¿siempre debemos ser de primera? ¿En qué se ha convertido el fútbol actual? Galeano, en sus libros “Su majestad el fútbol” y “El fútbol a sol y sombra”, dijo que esto fue y debe ser un juego para divertirse todos y no un negocio para manipular el sentimiento de las masas. Por lo vista casi ningún hincha de este mundo lo leyó.
Volviendo “al Elche en estado de coma” y a los culpables. Se dice de los jugadores que, como se les paga, se les debe exigir todo. ¿Todo vale? Tal vez, en el teatro, si los actores, nerviosos, fallan y lo pasan mal: el público los alienta con aplausos. En la grada y en la clasificación no hay tanta condescendencia con los que nos decepcionan. No se empatiza con estos muchachos – no olvidemos que son humanos y lo deben estar pasando muy mal- que, a su edad, todavía no son tan fuertes psicológicamente. Ahora nada les sale bien y los denigramos.. y posiblemente en estos días sólo escucharán el mantra: “Reus, Cádiz, Oviedo…. ser o no ser..vida o muerte..”. Nos fijaremos en lo que salga de sus botas pero no en sus caras de ansiedad ni en sus músculos entumecidos por la presión y menos en su corazón agarrotado por tanta responsabilidad… Ignoro cual será este final de liga pero deberíamos reflexionar hacia dónde vamos con esta beligerante forma de tratar a esta joven gente de la cancha (por muy bien pagados que estén); dejar de hacerlos responsables de nuestra frustración.
Concluyo con en el deseo de que no se nos coma tanto el coco con tragedias artificiales, de seguir sería como profesionalizarnos todos/as en la idiocia colectiva y olvidarnos que el fútbol, como el billar o el parchís, también es un juego en el que no basta con tener toda la voluntad (y la presión) de ganar e influyen factores como el azar carambolesco o el fallo humano; si sustituimos a los jugadores por máquinas tal vez eso se solucione pero no quiero dar ideas, ya hay suficientes distopías literarias. Sonriamos a la buena suerte y aceptemos con calma y deportividad la “no suerte” o la de los demás.

Pere Vicente Agulló, miembro de la AGRUPACIÓN LITERARIA “EL PICUDO BLANCO”

LYRICA, por Francisco Gómez

Estándar

descargaEn el colegio, en las clases de Lengua y Literatura, nos enseñaron a los de mi generación, aquellos que nacimos en los 60 que los géneros literarios se dividían en lírica, épica y dramática.

Ahora descubro, no sin muchas dosis de asombro, que la industria farmacéutica fabrica un invento en forma de pastilla llamado “Lyrica” (con y), indicado para pacientes con dolor neuropático y trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

¡Oh, amigos, qué excelso momento! ¡La industria se ha vuelto sensible y literaria y ha bautizado a una de sus grageas con el nombre de “Lyrica” (con y). Por razones que no vienen al caso, un doctor amigo me las recetó cierta vez y pronto tuve que olvidarlas pues su consumo me provocaba las contraindicaciones que avisa el prospecto: mareas, somnolencia, visión borrosa, aumento del ritmo cardíaco. Parecía que me había tomado un “chute” de pastillas de las rutas discotequeras de aguante y desenfreno y decidí marcar un stop a su digestión.

“Lyrica” (con y), según reza el folleto, “se utiliza en el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Los síntomas del TAG son una ansiedad y preocupación excesivas y prolongadas (¿les suena con el ritmo de los tiempos actuales?) que resultan difíciles de controlar. El TAG también puede producir inquietud o sensación de excitación y nerviosismo, sentirse fatigado fácilmente, tener dificultad para concentrarse o quedarse con la mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular o alteración del sueño. Esto es diferente de estrés y tensiones de la vida cotidiana”.

¿Por qué no inventará la farmacopea la “pastilla de la felicidad”, el “soma” de Aldoux Huxley en “Un mundo feliz”? Ya tenemos pastillitas para la tensión arterial, el colesterol, las inflamaciones musculares, diarreicas, diuréticas, la famosa viagra, somníferas, tranquilizantes, anxiolíticos, antidepresivos, etc, etc, etc…

Si el hombre contemporáneo busca ser feliz, aunque sea a tiempo determinado, por qué no se le procura un “potaje” de comprimidos que le transporten a su ataraxia física, mental y hasta espiritual. El hombre contemporáneo que añora el incierto pájaro de la felicidad, como concepto general, ¿aceptaría de buen grado el consumo de la “lyrica” de la felicidad? ¿Sería el síntoma concluyente de que sólo la industria puede llevarle a cotas de dicha y placer que las relaciones humanas y la mirada sobre el mundo actual le niegan? ¿El hombre del siglo XXI está llamado a ser dichoso bajo el influjo de la pastilla o tiene fe o convicción en un mundo mejor, más humano y digno para todos?

Mucho me temo, por desgracia, que la “lyrica” se abrirá paso antes que el ideario humano, ¿o estaré equivocado y viviré en el error, como el hombre de la caverna de nuestro amigo Platón?

Francisco Gómez

CALLES DE LA MELANCOLÍA, por Francisco Gómez

Estándar

elche-aerea_2846293En estos días que la sombra del escepticismo se acrecienta sobre mis alas derrotadas, evoco más de lo que quisiera el ayer gozoso e incluso feliz que vivían mis momentos desde un tiempo ya ido.
Eran pasajes estelares de un corazón que veía el mundo como un campo de posibilidades hasta que vinieron los desastres que han machacad la conciencia y el pensar que “todo irá mejor”.
Ellas me querían. Y yo a ellas. Lo sé. Lo siento. Sus ojos destilaban ese misterioso dulce llamado amor. Recogerla en la puerta de su casa era una bendición que no sabía cómo podía disfrutarla un hombre perfectamente imperfecto. Todo volvía a ser nuevo, posible y cierto. Sus besos lo afirmaban con su sello.
Hoy, como dice D. Eloy Sánchez Rosillo en su poema “Gratitud”, “desde un presente que es manos vacías, /casa desierta, invierno, turbio pecho, / melancólicamente doy gracias por los dones/ que no aprecié del todo cuando la vida quiso/ que fulgurasen junto a mí, / por los bienes que fueron y no fueron míos/ y que luego perdí sin saber cómo”/.
Certero análisis de un hombre en retirada que ya no sabe casi nada, que observa casi todo como una marea de aburrimiento, silencio y soledad. Que ya no espera casi nada porque los milagros tienen los días y los hechos contados y no cierra los ojos a la terrible y llamada realidad. Un hombre que quisiera creer que su vida volverá a estar en llamas pero lo duda tanto…
Hoy, recorrer sus calles, las calles de la melancolía donde ayer fui dichoso y hasta feliz sin saber que era un líquido delicioso que se escapaba de entre las manos, es un recuerdo entre amargo y risueño de lo que fue y se marchó, de lo que tuvimos y se perdió. Y aunque cueste reconocerlo, no volverán. Las lágrimas caen como plomo derrotado e ignorado por Concepción Arenal, Rastro, Miguel de Unamuno, Llano de San José y Peña de las Aguilas.
En aquellos días que parecían no tener fin, el mundo era nuestro y bebíamos a tragos la copa de la dicha. Nos esperaba un horizonte de posibilidades. Hoy todo tiniebla, derrota, soledad, escepticismo en aquellas calles que eran mi sueño y hoy trato de eludir por mis pasos.
El invierno ha llegado y temo para quedarse por siempre. Aguanto la posición con las fuerzas del maltrecho corazón y las esperanzas de la llegada del milagro cada vez más limitadas. En momentos tan duros, la melancolía devuelve la mirada a las calles del ayer dichoso cuando soñé ser feliz y el tiempo y la vida nos pertenecían.

Francisco Gómez

Y AMAR, UN SIMPLE DEBER. Por Carlos Javier Cebrián

Estándar

portada cosas mínimasYa lo dijo SÉNECA, que era un ciudadano del Imperio Romano e hispano muy listo, muy pensador o moralista: “si quieres ser amado, ama tú”. Yo, humildemente, pienso lo mismo, y también estoy de acuerdo con HENRY D. THOREAU, quien dijo que “Solo hay un remedio para el amor: amar más”. O dicho con otras palabras: “En amor, el que ama es un medio seguro para ser amado, hay personas que no se habrían enamorado nunca si no se hubieran enterado de la existencia del amor” cita de ROCHEFOUCAULD. También dijeron cosas parecidas ALBERT CAMUS y HERMAN HESSE, respectivamente: “No ser amado es una simple desventura. La verdadera desgracia es no saber amar”. “Supe que ser amado no es nada; que amar, en cambio, lo es todo”. Supongo que se preguntarán, queridos lectores, a qué viene este ejercicio de falacia literaria al emplear estas citas para componer un escrito propio. No les falta razón, se trata de una falaz apropiación. Me he dado cuenta al querer hablar, una vez más, del amor, de que ellos ya lo han dicho todo. Ellos, entre los que se encuentran PITIGRILLI (pseudónimo del escritor italiano DINO SEGRÉ, 1893- 1975): “El amor es un beso, dos besos, tres besos, cuatro besos, cinco besos, cuatro besos, tres besos, dos besos, un beso y ningún beso”, y WILLIAM SHAKESPEARE: “El amor, como ciego que es, impide ver a los amantes las divertidas tonterías que cometen”. Cosas mínimas Carlos Cebrián No tengan cuidado, amigos, acúsenme de plagio, de falta de originalidad o inspiración, de oportunismo, vuelven a tener razón, en resumidas cuentas se trata de eso. Quisiera tener mi propio fraseo, tan determinante como el de los maestros, pero no lo consigo y yo quiero compartir con Vds. lo que sé del amor, en carne propia, y en voz de los otros. “Tengan los muertos la inmortalidad de la fama, pero sea para los vivos la del amor” que bien dijo RABINDRANATH TAGORE. Porque, pese a todas las advertencias, sigo amando, vuelvo a incendiarme, y ya sabemos que “por lo que tiene de fuego, suele apagarse el amor” TIRSO DE MOLINA. Y también deberíamos saber, yo al menos lo sé, que “el amor más duradero es el amor no correspondido” como dijo WILLIAM S. MAUGHAM. Yo sé, lo aprendí de EDGAR ALLAN POE, que “amar es un simple deber”, y “siempre he visto que en amor el que huye es el que vence” como vio ALPHONSE CARR. Por las vidas y las palabras de los otros podemos vislumbrar las propias. Una vez repasadas las citas subrayadas, acerca de este demonio que es el amor, de mi prolijo diccionario de citas, decido aceptar que estoy enamorado, y asumo también que “el amor es una tontería hecha por dos” como dijo NAPOLEÓN, en este caso hecha solo por uno, por mí.

https://frutosdeltiempo.wordpress.com/libros-en-pdf/

Entrar a Cosas mínimas PDF