Título: Pasado Propio

Autor: David Matuška Olzín

Género: poesía

Colección: Lunara poesía

Editorial: Ediciones Frutos del Tiempo

ISBN: 978-84-88170-88-0

páginas: 84

precio: 12 euros incluidos gastos de envío (España)

también se atienden pedidos desde el extranjero con sus gastos de envío correspondientes

(sin determinar)

pedidos: frutosdeltiempo@gmail.com

pago: contra ingreso en la cuenta de Ediciones Frutos del Tiempo, una vez realizado el pedido por correo.

 

Y ME PASÓ LA LUZ

Y me pasó la luz,
en la calle.
No vi más
que un mero reflejo.
Parecía un carroñero
y lo largo pasaba
gente sufriendo
la felicidad
hecha a mano.

 

pág 17

 

 

LA MOMIA

a Alfonso Aguado

 

Allí es cuando yo, mamá, yo
me levanto,
y salgo a pasear
sin tener un rumbo fijo.

A beber la oscuridad.
Con la soledad lavarme.

Y Sentir
Como La Seda
de noche me Cubre.
La seda de esta noche.

La seda de esta noche.
Llena de milagros
y montones de papel ardiendo.

Y Cuando llueve
el cristal roto
Encima de mí
y me Graba tu nombre
en la cara,
yo me estoy muriendo
pecado Sentir dolor.
Así me muero todas las noches.
Así me muero yo todos los días.

pág 21

 

 

NO SIEMPRE SE PUEDE

No siempre se puede ver a una corza
con los ojos llenos de hojas,
en otoño.
Y viéndola, respirar,
reírse y festejar.
Luego basta con cerrar las puertas,
con pestillo.
No tener que volver la cabeza,
no dejar entrar a extraños.
Entregarse y usar las campanas
como señal.
A veces oscurecer,
bajar las persianas.
Estar con los tuyos
y dejar los fantasmas
golpear en las rejas de las ventanas.
Revisar el pasado
y saber qué ocurrió de verdad
y qué es una ficción.
Seguro que no es imposible,
pero no siempre se puede.

 

pág 50

HOY SÉ

Hoy sé adonde ir, y por dónde,
conozco el camino
Me invitaron, en un papel bonito lo escribieron
y firmaron.
La firma ilegible, pero de la cara me acuerdo.
Sé correr, llevo la llave,
solo encontrar la cerradura, sé por donde.
Atravesar las vías esquivando los trenes.
Mucha gente hay allí y estorban,
pero tengo que seguirla.
Me explicará el amanecer
y por qué mi sangre está hirviendo,
y por qué no puedo pasar una sola página
sin rozarme con la muerte.
Acaríciame y diles a todos los demás, que olvidé.
Llévame al parque. y el miedo del día se viene delante de mis ojos en lágrimas.
Te abrazaré, un árbol abrazaré, por favor.
Otra vez amanece,

 

pág 71

 

 

 

 

Anuncios