Archivo de la etiqueta: Babilonia Ediciones

Semana Bagatelas 4, Presentación en Alicante 14/01/2017

Vídeo

Presentación del libro «Bagatelas» de Carlos Javier Cebrián, editado por la Asociación Babilonia, en el espacio «El Impulso Heroico y la Dimensión Insodable»,  a cargo de Ángeles Campello, con la participación de Paco Pérez Belda (editor) y organizado por Letras de Contestania, el sábado 14 de enero de 2017.

 

https://www.youtube.com/channel/UCY8vOX7vZFvZxUaN90fU7Sg

Anuncios

Semana Bagatelas 3. por Sara J. Trigueros

Estándar

http://librosdecontestania.es/bagatelas/

Bagatelas (Carlos Javier Cebrián)

Portada de Bagatelas, de Carlos Javier CebriánRecién sobrepasado el medio siglo, Carlos Javier Cebrián (Salies de Béarn, 1965) emprende un viaje retrospectivo hacia el centro de su condición de hombre. Se encuentra, como elemento estructural deBagatelas, la superación de cierta dualidad que se empeña en oponer lo amado al odio desde el siglo I ANE. Y es esta una declaración de amor que halla, en lo cotidiano, la razón de ser y de ser escrita.

Bagatelas es, entre otras cosas, una búsqueda que se sabe desde el principio estéril, «baldí[a] como significar la experiencia». Es una indagación poética que, lejos de resultar fallida (o precisamente por resultarlo), y como le sucede al autor en «Piel y versos», nos reconcilia con esa parte de la existencia que tan fácil es pasar por alto como necesaria para sobrevivir.

Su título remite a lo insignificante y pequeño, prediciendo la brevedad de los textos que lo conforman: ensayos y poemas, como reza el epígrafe, o también ejercicios de prosa poética que aúnan temas propios del cuaderno de bitácora con la experimentación lingüística que conlleva nombrar lo que nos es, de tan conocido, invisible. Así, en cada uno de los 43 textos, se condensa un aspecto de la vida, donde el amor y la escritura son claros protagonistas, aunque también quede espacio para elementos semánticamente vecinos: de un lado, el anhelo insatisfecho, el deseo contenido; del otro, los libros y la piel que los recubre y los escribe, el lenguaje, su ejercicio.

Por otra parte, y como contrapunto, Cebrián se acerca a elementos anodinos para poetizarlos, pues «de naderías y anécdotas, de banalidades, se conforma el ser humano. En la suma de ellas reside el misterio del ser», como reza un texto en el que expresa su rechazo a cierta clase de himenópteros que arruinan la paz del hogar en verano. El catálogo es variado, desde las calles hasta la mascota fiel pero en cuya naturaleza no está sobrevivirnos. El porqué de su empresa nos lo revela en el homónimo: tratar como épico lo que sólo es ordinario. Algo que, contrariamente a lo que sucede con la busca contingente al verso, no es tierra baldía.

Bagatelas
Carlos Javier Cebrián (Babilonia, 2016)

5ca8f802124db3a85a1a3ab45e6fcfef

Autor Sara J. Trigueros
Publicado el enero 9, 2017
Categorías Letras contestanas, Novedades, Reseñas
Etiquetas española, prosa poética, reseña

LAS BAGATELAS NECESARIAS, por Francisco Gómez

Estándar

presentación bagatelas6

El poeta y sin embargo amigo, Carlos Javier Cebrián nos anuncia que el próximo 9 de febrero a las 8.30 de la tarde piensa presentar su último libro “Bagatelas” en la Lonja Cultural de Altabix de la muy noble e idiosincrática ciudad de las Lanzas y la Festa, más conocida como Elche, editado en esta ocasión por Pliegos de la Palabra, un trabajo de orfebre y numerado para los degustadores literarios de las cosas personales.

Este libro que lo tenía en el cajón desde el año del Señor de 2003, ¿te acuerdas, recuerdas cuando me leías fragmentos y uno se quedaba blanco ante la finura del lenguaje, las cargas de profundidad entre lo cotidiano, los vaivenes del sentimiento amoroso?, ya lo conocía pero volver a leerlo me ha evocado tantas cosas, tantos buenos momentos que pasamos juntos. Dita sea, parece que me regodeo en el pasado que no volverá.
Ya en aquellas fechas, cuando leías esta suerte de diario de tus cosas cotidianas, nimias, tus bagatelas veía cómo aupabas la percepción de tus cosas hacia alturas más elevadas, menos radicales, más matizadas y te decía, ¿te acuerdas, recuerdas (vaya parece que le quiero pegar el aire a Mr. Proust)?, que tú estabas convocado, que tu poesía estaba destinada a fronteras más amplias y así sé que te has ido ya de peregrinaje con tus Bagatelas a tierras alicantinas a “El impulso heroico y la dimensión insondable” en una jornada fría y memorable que no olvidaré y donde uno se infló a vinos para quitarse el frescoret a golpe de lingotazos. Luego te marchaste a Murcia, preciosa mía, a “Los lunes literarios” del Zalacaín y ahora nos toca verte aquí en Elche, acompañado de música, que según tus ideas, si volvieras a nacer, tu aspiración sería dedicarte a la música, suma quizás de todas las bellezas que te embargan y embarcan más allá de este mundo mezquino donde vivimos.

“Bagatelas” marca una señal en la evolución de tu discurso en forma de prosa, no verso libre con que nos deleitabas y aguantábamos, dicho sea de paso. La casa, su entorno, las percepciones que te despierta, la cuestión sentimental siempre presente en tu poética aunque percibo en el libro un naufragio desde el amor al desamor que luego marcarías en un libro que, en mi opinión, señala un antes y después en tu obra, “Maneras distintas de Amar o des-amar” (2006, colección Altabix). La importancia de lo pequeño, las cosas que dan sentido.

Contemplación (página 14)

En la contemplación de lo considerado nimio se halla el misterio de las cosas. En esa prolijidad de lo minucioso reside el enigma de nuestra vida.
…..
En la contemplación de los rincones de este domicilio insignificante, en el análisis de cada objeto, de los adornos superfluos, hermosos, nos aguarda la belleza.
El oleaje del sentimiento amoroso, algo que casi todos hemos vivido y nos vemos reflejad@s, desde el amor hasta la derrota y su reverso amargo.

Verte Desnuda (página 7)

Decir amor, que esta vida, juntos, no es un fraude.
….
Decir, amor, que esta vida, juntos, no es un desengaño. La vida es esto, así de simple…Deseamos con ese afán doméstico y perenne que nos caracteriza.

La destrucción y el amor (página 25, ¿os suena el título?)

Se desordena la vida si te escucho, si te siento irreconocible, remota…Se destruyen los cimientos levantados en la llanura de nuestro mundo…Es el desafecto el cauce que nos hace esclavos. La destrucción ocupa todo el horizonte, aquí, más allá.

En fuga (página 26)

Dices que estoy en fuga siempre, como si fuera esa mi única tarea…Que soy sombrío en mis adentros y estoy preso del pasado y las carencias. Dices que soy capaz de devorar mis propios afectos.

Esta pieza dice tantas cosas…me veo en ese espejo azogado.

Y tu definición del libro

Bagatelas (página 29)

Espero relatarte mis días cual hazañas…El protagonismo del héroe.
…..
Esto es mi escritura, el ejercicio ignorante de mis poemas. El intento malogrado del heroísmo, la composición usual de bagatelas.

Amig@s, les recomiendo vivamente que no se pierdan la lectura de este libro que traza un punto en la evolución del poeta y articulista, Carlos Javier Cebrián. Un libro que les hará vivir, pensar, sentir, emocionarse. Mal crítico, reseñista o estudioso te has buscado para diseccionar, analizar tu obra pues sabes que soy incondicional de tus cosas, mas no de tu equipo.
Por cierto, el capítulo o fragmento que más me gusta no es “Hormigas”. Te lo dejo para ti y tus seguidores. Uno se queda con “Retrovisor”, “En fuga” o “Región íntima”. Para gustos, flores de colores.
Ea, nos vemos el 9 de febrero en la “city” de Elche a eso de las nocturnas 8.30 en Altabix, en su Lonja Cultural.
Preparaos para disfrutar. Amén

Francisco Gómez

14907148_1801910206751588_6583887468890866894_n

Bagatelas, presentación en Alicante

Estándar

15844913_1817378675168789_5214786049307686079_o

EL OFICIO.

El oficio de poeta salvaguarda a sus funcionarios. Eficientes empleados de la ineludible métrica y el dogmatismo. Guardias pretorianos de la excelsa sapiencia y del dominio competente y heroico de tal oficio. Enemigos fieros del autodidactismo moderno y la emoción desatada, la bonitura y aquello que les pudiera parecer vívido, cursi; algo así como la vida de verdad, alejada de academias y laboratorios, de sus reglas omniscientes y de todos sus soldados literarios. Siempre dispuestos a la definición elevada de las cosas, esos funcionarios con oficio y beneficio son nuestros enemigos. Ellos son los verdugos, los bandidos.