Archivo de la etiqueta: Los días suspendidos

Los Días suspendidos 2ª edición. Francisco Gómez

Estándar

Los Días suspendidos, 2ª Edición

Francisco Gómez

ISBN: 978-84-88170-74-3

Ediciones Frutos del Tiempo.

Colección Frutos Secos de Narrativa nº 18

15 euros + gastos de envío.

pedidos: frutosdeltiempo@gmail.com

LOS DÍAS SUSPENDIDOS, Francisco Gómez, Por Ignacio Fernández Perandones

Estándar

http://llueveconmigo.blogspot.com.es/2017/05/los-dias-suspendidos-francisco-gomez.html

Francisco Gómez publica en Frutos del tiempo su último libro. Se divide en tres partes: relatos breves, reseñas sobre la actividad “Cada Cual” ( unos encuentros con autores contemporáneos” organizada por el Instituto de Cultura Gil-Albert en Alicante), y una serie de pequeños apuntes sobre la vida cultural  ilicitana, amigos, escritores de “la City”, siempre con su punto de humor y su ironía.

Las reseñas sobre las conferencias-coloquio alicantinas me han producido, sobre todo, envidia sana: ¿por qué a Elche no viene nadie? Me consuelan estas consideraciones de Francisco sobre cada escritor, que he subrayado con avidez, intentando sacar jugo a lo que dicen esos autores con lo que tanto he disfrutado: Landero, Cercas, Caballero Bonald, Vargas Llosa, Lorenzo Silva.

Por su parte, los apuntes ilicitanos incluidos en el libro tienen para nosotros el sabor de la cercanía. Elche es un mundo por sí sólo, un universo que solo entienden los que orbitan en él.

Me han gustado mucho los relatos breves. El señor Gómez se está doctorando en este tipo de tareas. Me gusta su prosa espontánea, coloquial y cuidada al mismo tiempo, su guion muy bien pensado en el que te da cuenta de una vida en cinco páginas. El protagonista suele ser un hombre arrojado a la existencia que trata de sobrevivir y que, al final, encuentra su tabla de salvación en la vida cotidiana, sencilla, familiar, llena de pequeños acontecimientos que tiene delante. Un ejemplo es el relato Hikikomori, que aborda en toda su profundidad el tema de la comunicación, y que contaré (si el autor me da permiso) a mis alumnos en clase. Pero no todos acaban así: algunos optan por el escapismo (Desvío). Con lo que el autor deja artas todas las posibles puertas a esta situación de disolvente individualismo que la sociedad padece (y que en el año 2.250 puede acabar como se describe en el libro).

En resumen, Francisco, has escrito un libro de gran riqueza, con muchos registros y muy cuidado en su forma y en su fondo. Conociéndote, seguro que seguirá la fiesta.

Presentación de Los Días suspendidos de Francisco Gómez.

Vídeo

Presentación del libro Los días suspendidos de Francisco Gómez, colección Frutos Secos de Narrativa de Ediciones Frutos del Tiempo. La Llotja Sala cultural Elche. Jueves 20 de abril de 2017, dentro del ciclo Quien lee vive más organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Elche con motivo del Día del libro 2017, coordinado por Ediciones Frutos del Tiempo.

Los días Suspendidos de Francisco Gómez. Ciclo: Quien lee vive más. Día del libro 2017

Estándar

ya empezamos… nos vemos mañana.

 

VUELVE, por Francisco Gómez

Estándar

Los días, calendario bn 005 copia

VUELVE

 

Regresaba a su casa, a su templo que le protegía del cierzo exterior, de las inclemencias de un mundo oscuro y frío.
Regresaba tras un día más de rutinas y mediocridades a su alrededor, una jornada fotocopiada a la anterior y a la que vendría mañana y después de mañana. Una sesión perfectamente insustancial que no le dejaba paso reconocible en su vida. Pensaba y repensaba cuánta gente insatisfecha habría como él. Cuántos corazones desgastados en esta ciudad impía, esta urbe que enviaba a sus moradores a los leones del asfalto para despedazarlos y devorarlos en el clima de la monotonía.
Esta ciudad, culminación del desamor, ejercicio de las competencias y las soledades de colmena. Su cabeza bullía de sensaciones entre el desencanto y las llamadas a la maldita competitividad y los “ajustes”, conjuros mágicos para los pretendidos gurús de la caverna.
Repitió el gesto de abrir el bombín de su buzón, uno más de los muchos actos de su mecánica cotidiana y entre la publicidad de las comidas a domicilio, compro oro al mejor precio, arreglos en el hogar a precios increíbles, soluciones dentales a las caries y demás halagos del consumo  pret â porter, descubrió una hoja plegada. Otra factura más del teléfono, agua, luz y demás, pensó.
Abrió la hoja y no esperaba encontrar lo que vio. La ruptura de la normalidad. El aviso de un tiempo nuevo. En el centro del papel, escrito en letra mecanográfica  Times New Roman, cuerpo 20, estaba la palabra, la llamada, el grito hecho letra.

 

VUELVE

 

Nuestro héroe anónimo quedó en mitad del postigo. Sacó del bolsillo su paquete de cigarrillos y retomó el curso de las calles de la ciudad impía.”Vuelve”, resonaba en su cabeza como el reclamo a un tiempo nuevo. La palabra hecha carne y promesa pero…¿de quién?, ¿por qué?, ¿cuándo? Sus circunvoluciones cerebrales daban vueltas buscando las causas, el motivos, los porqués. Una llamada a la hipotética y volandera felicidad con el envoltorio de seis letras.
“Vuelve”, el regreso eterno y ¿necesario?, ciclo vital en la peripecia del hombre insatisfecho. La exploración a las nuevas posibilidades, de la nueva época que quizás le tocara vivir.
Nuestro héroe impersonal encaminó sus pasos al parque cercano entre anuncios de Coca-Cola, detergentes milagrosos y señoritas de placer inmediato. Se sentó en uno de los pocos bancos en pie y empezó a pensar:
¿Volver? ¿Para soñar el enigma de la felicidad?, ¿para creer que otra vez es posible?, ¿para sentir cosas que durmieron…?

Alguien, al otro lado de esta ciudad impía, te está enviando una señal. Alguien para quien tú eres importante. Para quien tú sigues siendo necesario en su transcurso, te pide, te demanda, te llama para que regreses. Para que no te pierdas en la senda de lo oscuro, para que no te sientas maldito con el traje de perdedor que llevas puesto, según tú, claro está. Para que resucites de entre los tristes y sientas sobre tu carne abrasada que no todo está perdido.

Relato incluido en el futuro libro “Los días suspendidos”