Archivo de la etiqueta: Lunara poesía plaquette

Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler

Vídeo

Anuncios

4º sin ascensor, Esther Abellán Rodes

Vídeo

LA BELLEZA AMOROSA, por Francisco Gómez sobre 4º sin ascensor de Esther Abellán y Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler.

Estándar

 

El 10 de enero asistí a la presentación en la librería 80 mundos de Alicante de los números 5 y 6 de la colección Lunara plaquette de poesía, dirigida por Carlos Javier Cebrián, de Ediciones Frutos del Tiempo.
Los poemarios “4º Sin Ascensor” de Esther Abellán Rodes y “Lágrimas de sombra” de Mariano Sánchez Soler son de una belleza amorosa suma. El segundo el amor desde el dolor de la pérdida y el duelo y el primero la resurrección por el amor que cambia los caminos. Hasta el espacio que se habita. La ciudad, escenario de los dos textos. Desde la sombra y la luz.
La colección Lunara poesía plaquette comenzó su andadura en mayo del pasado año cuando se cerró el ciclo “La dignidad de la palabra” en el Gran Teatro de Elche con poemarios de los miembros de Frutos del Tiempo, An Yi Campello, Pedro Serrano, Manuela Maciá y Carlos Javier Cebrián. Ahora continúan con estos textos poéticos que encierran mucha verdad y sentimiento amoroso desde las orillas de la esperanza y la pérdida.
Esther me ha sorprendido. Sus poemas están atravesados de abrigo e imágenes desde la ciudad herida por los amaneceres, la luz dorada y la indiferencia.

LA CIUDAD de los buenos días
cómo si no pasara nada.

……..

No sabe que en las calles existe un secreto.
Dos locos que bailan
mientras el tráfico y la soledad
buscan supervivientes en los portales

………..

Las calles seguirán caminando,
el asfalto reclamará nuestros nombres,
sabremos que la eternidad existe
en un pequeño edificio

Arquitectos del paraíso
sobre los huesos,
supervivientes en una ciudad
demasiado fría.

¿Qué decir de Mariano Sánchez que no se haya dicho ya…?
Escritor, con especial dedicación a la novela negra. Periodista, especializado en temas de la transición y la familia Franco y poeta. Su antología “Fuera de lugar”, (1971-2000), publicado por el Gil-Albert permitió descubrirlo como el gran escritor de versos que es. “Lágrimas de sombra” surge tras “Desprendimiento”, un enorme texto elegíaco dedicado a su pareja Ana Paula, como él mismo dice en la dedicatoria, junto a sus hijas, Marina y Júlia.

Contiene poemas que me traspasan, como “Hospital”

Otro golpe brutal,
naufragio que despierta
nuestro dolor más claro.
Solo queda vivirnos
en las horas intensas
sin hablar del mañana

……….

De “En silencio”, su final

pues vivir es morir
simulando en silencio

El duelo que vive en su segunda parte, como bien describe “Aprendizaje”

Aprender a vivir
sin tu manera dulce
de decirme te quiero.
Aprender a vivir
con el alma en la piel
de la muerte constante,
con tu ausencia invencible;
después de tanto tiempo
y tanto amor en lucha
………

O la esperanza que se abre paso tras el crudo invierno en la tercera parte, como sugiere “De repente”

Tras derramar
todas las lágrimas,
sin esperar,

de golpe,

inesperadamente,
se abre paso
la vida

El editor de la Lunara poesía plaquette comentó que “publica lo que le da la gana” pero uno sospecha que sabe muy bien lo que hace y a quién publica y el aliento y la calidad poética no los pierde de vista. Anunció que en mayo habrá dos nuevos textos de dos poetas que hace tiempo no publican y a quien uno guarda mucho cariño y devoción por sus versos: Juan Lozano y Juan Ángel Castaño.
La alicantina librería 80 mundos, dirigida con nuevos bríos por Sara Trigueros, Carmen Juan, Marina Vicente y Ralph del Valle estaba llena hasta la bandera para asistir a la presentación de estos poemarios. Muchos amig@s allí. Sergio Gadea, José Luis Ferris, Antonio Zapata, David Matuska, Pedro Serrano, Milagros Maciá y muchos más en una fiesta de la poesía y las letras que no olvidaré.
Seguiremos con atención esta colección que ha empezado con fuerza y calidad.
Por cierto, el vino y los bombones, de categoría. Medio cenao a pesar del catarro salí.

Francisco Gómez

PRESENTACIÓN: 4º sin ascensor de Esther Abellán Rodes y Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler. Colección Lunara poesía-plaquette.

Estándar

 

AUSENCIA DE RUIDO, la casa sola

y nosotros en todos los rincones.

Los deseos se encuentran atados

al hilo de un papel en blanco

(de una pantalla de móvil).

El marco de la puerta se evapora

y el trasiego de un espejo

nos lleva a la fantasía del jabberwocky.

Los versos se invierten,

nos empujan al otro lado,

a la convexidad de los labios de fuego,

a los juegos que van más allá de ti y de mí.

Y el duende no reconoce a las musas,

las convierte en obreras de la causalidad.

Movimiento, sismo de mediana intensidad.

Poesía al fin y al cabo.

 

 

BOCETO EN EL AIRE

No puedes hacer planes,

aprovecha el momento,

vívelo intensamente

sin derramar las horas,

construyendo el dibujo

de la felicidad…

un boceto en aire.

Vete con tus amigos,

pon música y cerveza

a esta verdad amarga.

Disfruta de la vida

que te queda, que tienes,

porque ya se prepara

la tristeza final

contra la que el amor

no es capaz de hacer nada.

4º sin ascensor de Esther Abellán Rodes- Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler. Presentación

Imagen

Presentación de las plaquettes núm 5 y 6 de la colección Lunara plaquette, cuadernos de poesía. 4º sin ascensor de Esther Abellán Rodes y Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler. A cargo del editor Javier Cebrián de Ediciones Frutos del Tiempo, con la intervención del guitarrista David Álvarez. Jueves 10 de enero de 2019, Librería 80 Mundos- Avda. General Marvá, 14, Alicante.

Colección Lunara plaquette, por Javier Puig

Estándar

Estamos ante cuatro pequeños grandes libros que son las diferenciadas muestras de una poesía hecha por hombres y mujeres bregados en el arte de plasmar su sensible visión del mundo.

Recientemente, se han publicado y presentado de forma simultánea cuatro plaquettes de poetas que residen en Elche. La menor amplitud de estos libros, de cuidado diseño pero escuetos en tamaño, podría sugerir, en principio, un aprovechamiento de obra menor, algo así como un cúmulo de salvables excedentes, que se presentaban así, con humildad, en grupo, diluyendo momentáneamente la individual importancia de estos artistas que tienen una valiosa obra aparte. Pero este posible prejuicio no ha podido maniatar mi sorpresa, al ir comprobando en esas páginas una calidad en absoluto lastrada por una desfavorable criba previa. Claro que, de estos cuatro poetas – dos mujeres y dos hombres –, solo conocía la obra de Cebrián y de An Yi Campello. No sé –aún – qué lugar ocupan en la trayectoria de Manuela Maciá y de Pedro Serrano estos intensos libros con los que me he iniciado en su obra.

Vida de poeta me ha supuesto la vuelta a una obra, la de Cebrián (aquí Carlos Javier), que me ha resultado siempre entrañable, por su insobornable autenticidad, y necesaria, por su potencia creadora. Leer a este poeta es siempre avanzar en el conocimiento del hombre que ha compuesto esos versos: “Mis poemas: sangre derramada”. Cada uno de ellos es precisa afirmación de lo que lo constituye, de la configuración personal que, entre el sentimiento y la autorreflexión, va consolidándose en una vida amadamente irresuelta.

Inicia Carlos Javier Cebrián esta plaquette con una primera parte, a la que llama Separata, en la que reúne expresiones poéticas – tangencialmente aforísticas –, aisladas u otras veces agrupadas en forma de breve poema. Aquí aparecen versos aislados, que son promulgaciones de su ser poético, una forma de autorretrato, o de retrato de aquel mundo que lo delata: “Poema: mi confesionario”, “el problema es que la vida no se comprende”, “soy animal herido”.

La segunda parte, Vida de poeta, no alberga poemas menores, sino que añade nuevas piezas capitales a su obra. Aquí prosigue con esas declaraciones personales que dirige – a veces a través de destinatario interpuesto – abiertamente a un público lector del que espera una sensibilidad comprensiva. Aunque no las tenga todas consigo, y mantenga ciertas reservas de rubor, la de aquel que duda de la amplia licitud de su discurso: “Aceptar por fin/ en qué poco estimáis/ esta mi consabida perorata”. Este pequeño libro, el más corto de los cuatro, finaliza con una Coda, unitariamente compuesta por La mirada de Josefina, que es un sentido homenaje a un amado y trascendente paso por la vida.

No conocía la obra de Manuela Maciá, pero estos Brotes que le he leído me han resultado una gratísima sorpresa. Están constituidos por poemas en prosa que me han impactado por su riqueza expresiva. Se componen de una corta, armónica sucesión de frases de ascendencia claramente poética. Su clara densidad está hecha de la captación de preciosas sutilezas que expresan agudas contradicciones. La autora se centra en un tono intimista repleto de imágenes bellamente elocuentes. No hay frase baladí, ni metáfora sin belleza o sin acierto, en estas lúcidas inmersiones en tan perturbadoras vivencias. Cada entrada es una variación sobre el tema del amor – del desamor – y podría ser perfectamente un fragmento de un hermoso diario. Son poemas del desencuentro, de la extinción, de la confrontación sentimental, de la repentina extrañeza del otro. En el desvelamiento de las ocultaciones del sentir, en el aprendizaje del desamor, siempre halla las precisas y rumorosas palabras: “Soy como un párvulo que ha de aprender a no amarte”, “fue hermoso, fue bello, nos amamos con intensidad, con ternura, incorrectamente…”, “estoy en la adolescencia de mi dolor y mi única esperanza es crecer para olvidarte”, “ya no eres tú, hace tiempo que te fuiste y por mucho que lo intento no logro hacerte regresar”.

La expresión del decaimiento está muy lograda: “En los bolsillos de la noche se esconden melancolías que las manos clandestinas oprimen”, “regreso con la tristeza pegada a mis espaldas, a donde mis manos no alcanzan, para poder alcanzarla”, “¿por qué crece el llanto dentro de mí y no quiere desbordarse? Rebusco en los rincones de mi alma y descubro un baúl de razones dormidas que no deseo despertar”. En la parte central, también Manuela Maciá incluye unos registros breves: “Cuando el dolor se haya ido ¿me quedará el consuelo de verte feliz?”, “ternuras muertas me rodean ancladas en mi sombra”. En fin, un gran descubrimiento.

La obra de Pedro Serrano también me era desconocida. Sus versos me han parecido la expresión de un carácter insumiso. Si fueran pronunciados en la calle, sin previa advertencia, el tráfico de los viandantes se detendría bajo el peso del sentimiento de una admonición. Se habría roto el consenso de la mentira, se habría osado argüir lo innombrable. Los poemas que componen su Falta de perspectiva son a menudo aforísticos, o bien telegramas de una suavidad muy frágil, presta a diluirse en las contundencias necesarias. La exigüidad en los versos es aquí altamente beneficiosa, concentra los novísimos mensajes, impide fugas del lector presto a eludir esta poesía incisiva. Hay aquí una continua rebeldía contra el silencio o el disimulo de las palabras, una incansable búsqueda de la invención de la verdad insoslayable. Pedro Serrano ha sabido percutir con tiento, desde la resolución de hablar claro, de no apartar la mirada de lo ingrato, algunas formas secretas de lo sagrado: “No caigas en la tentación de morirte antes de tiempo./ Previamente come de la fruta que otros no quieren./ Bebe el vino que toca la piel, sin decoro, /deja que las manos hurguen en tu sombra./ Sí, y tiembla”. O este verso que es fruto de su sabia ironía: “Practica la tardanza en las costumbres”. Pues eso: un decir imprescindible.

Después de Malasia en el corazón, estos poemas de An Yi Campello, reunidos en El vuelo de la grulla, me han reinsertado en ese ámbito de serenidad que sabe establecer la autora con sus nítidos versos. Sus palabras son una pacífica transcripción de las sensaciones más aquietadas, un homenaje a la beatitud, un manifiesto a favor de las dulces bondades de la paz mental. Pero también “una memoria de la emoción”: “Mi madre no es recuerdo,/ es vida en el milagro”. Lo suyo es la devoción por los nexos intensificadores de la vida, los que se establecen entre sus relevantes estancias y un yo que transcurre incitado dentro de su angosta plenitud. An Yi Campello está muy atenta a los mensajes que nacen en las cosas, a las sinestesias, a todo lo sensorial, a los enlaces que promueve la contemplación y, sobre todo, al silencio, en el que vuelve a insistir en la última parte de este grato poemario, donde se consigna esa calma que regenera la pulcritud en el vivir. En el último poema, El gran silencio, que dedica a su madre, se enlaza esa paradójica riqueza sensitiva, la del silencio, con la emoción de la primera parte, y así todo cobra un sentido integrador, una dirección hacia lo esencial que aquí se palpa desde las luminosas palabras.

Estamos ante cuatro pequeños grandes libros que son las diferenciadas muestras de una poesía hecha por hombres y mujeres bregados en el arte de plasmar su sensible visión del mundo.

Sobre los pequeños grandes libros de cuatro poetas ilicitanos, por Javier Puig

Estándar

Estamos ante cuatro pequeños grandes libros que son las diferenciadas muestras de una poesía hecha por hombres y mujeres bregados en el arte de plasmar su sensible visión del mundo.

Recientemente, se han publicado y presentado de forma simultánea cuatro plaquettes de poetas que residen en Elche. La menor amplitud de estos libros, de cuidado diseño pero escuetos en tamaño, podría sugerir, en principio, un aprovechamiento de obra menor, algo así como un cúmulo de salvables excedentes, que se presentaban así, con humildad, en grupo, diluyendo momentáneamente la individual importancia de estos artistas que tienen una valiosa obra aparte. Pero este posible prejuicio no ha podido maniatar mi sorpresa, al ir comprobando en esas páginas una calidad en absoluto lastrada por una desfavorable criba previa. Claro que, de estos cuatro poetas – dos mujeres y dos hombres –, solo conocía la obra de Cebrián y de An Yi Campello. No sé –aún – qué lugar ocupan en la trayectoria de Manuela Maciá y de Pedro Serrano estos intensos libros con los que me he iniciado en su obra.

Vida de poeta me ha supuesto la vuelta a una obra, la de Cebrián (aquí Carlos Javier), que me ha resultado siempre entrañable, por su insobornable autenticidad, y necesaria, por su potencia creadora. Leer a este poeta es siempre avanzar en el conocimiento del hombre que ha compuesto esos versos: “Mis poemas: sangre derramada”. Cada uno de ellos es precisa afirmación de lo que lo constituye, de la configuración personal que, entre el sentimiento y la autorreflexión, va consolidándose en una vida amadamente irresuelta.

Inicia Carlos Javier Cebrián esta plaquette con una primera parte, a la que llama Separata, en la que reúne expresiones poéticas – tangencialmente aforísticas –, aisladas u otras veces agrupadas en forma de breve poema. Aquí aparecen versos aislados, que son promulgaciones de su ser poético, una forma de autorretrato, o de retrato de aquel mundo que lo delata: “Poema: mi confesionario”, “el problema es que la vida no se comprende”, “soy animal herido”.

La segunda parte, Vida de poeta, no alberga poemas menores, sino que añade nuevas piezas capitales a su obra. Aquí prosigue con esas declaraciones personales que dirige – a veces a través de destinatario interpuesto – abiertamente a un público lector del que espera una sensibilidad comprensiva. Aunque no las tenga todas consigo, y mantenga ciertas reservas de rubor, la de aquel que duda de la amplia licitud de su discurso: “Aceptar por fin/ en qué poco estimáis/ esta mi consabida perorata”. Este pequeño libro, el más corto de los cuatro, finaliza con una Coda, unitariamente compuesta por La mirada de Josefina, que es un sentido homenaje a un amado y trascendente paso por la vida.

No conocía la obra de Manuela Maciá, pero estos Brotes que le he leído me han resultado una gratísima sorpresa. Están constituidos por poemas en prosa que me han impactado por su riqueza expresiva. Se componen de una corta, armónica sucesión de frases de ascendencia claramente poética. Su clara densidad está hecha de la captación de preciosas sutilezas que expresan agudas contradicciones. La autora se centra en un tono intimista repleto de imágenes bellamente elocuentes. No hay frase baladí, ni metáfora sin belleza o sin acierto, en estas lúcidas inmersiones en tan perturbadoras vivencias. Cada entrada es una variación sobre el tema del amor – del desamor – y podría ser perfectamente un fragmento de un hermoso diario. Son poemas del desencuentro, de la extinción, de la confrontación sentimental, de la repentina extrañeza del otro. En el desvelamiento de las ocultaciones del sentir, en el aprendizaje del desamor, siempre halla las precisas y rumorosas palabras: “Soy como un párvulo que ha de aprender a no amarte”, “fue hermoso, fue bello, nos amamos con intensidad, con ternura, incorrectamente…”, “estoy en la adolescencia de mi dolor y mi única esperanza es crecer para olvidarte”, “ya no eres tú, hace tiempo que te fuiste y por mucho que lo intento no logro hacerte regresar”.

La expresión del decaimiento está muy lograda: “En los bolsillos de la noche se esconden melancolías que las manos clandestinas oprimen”, “regreso con la tristeza pegada a mis espaldas, a donde mis manos no alcanzan, para poder alcanzarla”, “¿por qué crece el llanto dentro de mí y no quiere desbordarse? Rebusco en los rincones de mi alma y descubro un baúl de razones dormidas que no deseo despertar”. En la parte central, también Manuela Maciá incluye unos registros breves: “Cuando el dolor se haya ido ¿me quedará el consuelo de verte feliz?”, “ternuras muertas me rodean ancladas en mi sombra”. En fin, un gran descubrimiento.

La obra de Pedro Serrano también me era desconocida. Sus versos me han parecido la expresión de un carácter insumiso. Si fueran pronunciados en la calle, sin previa advertencia, el tráfico de los viandantes se detendría bajo el peso del sentimiento de una admonición. Se habría roto el consenso de la mentira, se habría osado argüir lo innombrable. Los poemas que componen su Falta de perspectiva son a menudo aforísticos, o bien telegramas de una suavidad muy frágil, presta a diluirse en las contundencias necesarias. La exigüidad en los versos es aquí altamente beneficiosa, concentra los novísimos mensajes, impide fugas del lector presto a eludir esta poesía incisiva. Hay aquí una continua rebeldía contra el silencio o el disimulo de las palabras, una incansable búsqueda de la invención de la verdad insoslayable. Pedro Serrano ha sabido percutir con tiento, desde la resolución de hablar claro, de no apartar la mirada de lo ingrato, algunas formas secretas de lo sagrado: “No caigas en la tentación de morirte antes de tiempo./ Previamente come de la fruta que otros no quieren./ Bebe el vino que toca la piel, sin decoro, /deja que las manos hurguen en tu sombra./ Sí, y tiembla”. O este verso que es fruto de su sabia ironía: “Practica la tardanza en las costumbres”. Pues eso: un decir imprescindible.

Después de Malasia en el corazón, estos poemas de An Yi Campello, reunidos en El vuelo de la grulla, me han reinsertado en ese ámbito de serenidad que sabe establecer la autora con sus nítidos versos. Sus palabras son una pacífica transcripción de las sensaciones más aquietadas, un homenaje a la beatitud, un manifiesto a favor de las dulces bondades de la paz mental. Pero también “una memoria de la emoción”: “Mi madre no es recuerdo,/ es vida en el milagro”. Lo suyo es la devoción por los nexos intensificadores de la vida, los que se establecen entre sus relevantes estancias y un yo que transcurre incitado dentro de su angosta plenitud. An Yi Campello está muy atenta a los mensajes que nacen en las cosas, a las sinestesias, a todo lo sensorial, a los enlaces que promueve la contemplación y, sobre todo, al silencio, en el que vuelve a insistir en la última parte de este grato poemario, donde se consigna esa calma que regenera la pulcritud en el vivir. En el último poema, El gran silencio, que dedica a su madre, se enlaza esa paradójica riqueza sensitiva, la del silencio, con la emoción de la primera parte, y así todo cobra un sentido integrador, una dirección hacia lo esencial que aquí se palpa desde las luminosas palabras.

Estamos ante cuatro pequeños grandes libros que son las diferenciadas muestras de una poesía hecha por hombres y mujeres bregados en el arte de plasmar su sensible visión del mundo.