Archivo del sitio

Lágrimas de sombra de Mariano Sánchez Soler

Vídeo

Anuncios

4º sin ascensor, Esther Abellán Rodes

Vídeo

La dignidad de la palabra 2019

Vídeo

Vídeo: Pedro Serrano

 

PROYECTO MOSAICUM (3) Juan Lozano Felices.

Vídeo

Como son las fechas que son, vamos a postear una entrega muy especial. Se trata de la grabación de un ensayo de Carlos Kleiber dirigiendo la obertura de la opereta DIE FLEDERMAUS de Johann Strauss II (además subtitulado en castellano), seguida de una ejecución en concierto. El ensayo, grabado en Stuttgart en 1970, dura algo más de media hora y es una delicia ver como Kleiber, con la fama de director hosco, exigente y huidizo que tenía, consigue, con muy buen humor, transmitir a los músicos la idea de lo que quería… y pocas veces esta música ha sonado tan vienesa. El repertorio de Kleiber, por opción propia, era muy restringido. En Ópera: Wozzeck, de Berg; La Traviata y el Otelo, de Verdi; La Bohème, de Puccini; El caballero de la rosa y Elektra, de Richard Strauss; El murciégalo, de Johann Strauss; El cazador furtivo, de Weber; y el Tristán, de Wagner. En sinfonías, la 5ª y 7ª de Beethoven; la 4ª de Brahms; la incompleta de Schubert y poco más. Vivía prácticamente recluido. Es famosa la frase que le dijo a Karajan, que solo dirigía cuando tenía la nevera vacía. Y a Leonard Bernstein le dijo que su ideal de vida sería: “vivir en un jardín, estar sentado al sol, comer, beber, dormir, hacer el amor, esto es todo”.

Proyecto Mosaico 1, por Juan Lozano Felices

Vídeo

MOSAICUM 1

REINALDO HAHN .- A CHLORIS.

Philippe Jaroussky, contratenor

Jérôme Ducros, piano.

Nacido en Venezuela, de origen holandés y vasco, Reynaldo Hahn se consideró siempre francés, país en el que vivió desde los tres años. Fue amigo íntimo de Marcel Proust. Cuando el escritor se encerró durante años para escribir A la recherche…. Hahn era de los poquísimos que podían visitarle sin anunciarse. Al parecer, Proust se inspiró en su amigo para el personaje de Vintelli. Cuando Proust murió, después de velarle tres días, Hahn organizó sus funerales.

La canción escogida data de 1916. Se trata un poema de Théophile de Viau (poeta del siglo XVI) y es una de las más bellas canciones jamás escritas. Compuesta en estilo barroco, constituye un homenaje a Bach. El oyente avezado podrá encontrar cierta similitud con el aria de la suite nº 3 del Kantor de Santo Tomás. Puede ser discutida la interpretación por contratenor pero, de las escuchadas por mí, es la más me satisface y, sobretodo, la que más me emociona. Hay otras canciones de Hahn que podrían haber ocupado este sitio como L´ heure exquisite o Si mes vers avaient des ailes. Tendremos ocasión en el futuro de escuchar alguna de ellas.